La Guardia Civil desarticula el 'comando Barcelona' de ETA

La Guardia Civil detuvo en la madrugada de ayer un nuevo comando Barcelona de ETA en una operación en la que detuvo a seis personas, preparadas para cometer un atentado inminente y a las que se le incautó 275 kilos de explosivos y abundantes armas y documentación con objetivos.

Los guardias civiles entraron en una rápida intervención en una vivienda situada en el número 30 de la calle de Villarroel de la Ciudad Condal, donde detuvieron a los miembros liberados -a sueldo de la banda terrorista- Fernando García Jodrá, Unai López de Ocariz López y Nerea Bengoa Ciarsolo.

Igualmente, fueron detenidos tres presuntos colaboradores legales -no fichados por las Fuerzas de Seguridad- del comando: Pedro Álvarez Fernández de Mendía y su compañera sentimental, Aurelia Comas Riera, en Argentona (Barcelona), y Laura Riera Valenciano de Mendiolaza, en Barcelona.

Fernando García Jodrá está acusado, entre otros, del asesinato del ex ministro socialista Ernest Lluch y es el tercer miembro del desarticulado comando Barcelona, que logró eludir la acción policial el pasado 11 de enero cuando fueron detenidos sus dos compañeros del grupo, José Ignacio Cruchaga y Lierni Armendáriz.

Los seis detenidos fueron ayer trasladados a Madrid para pasar inmediatamente a disposición judicial.

Los principales portavoces de los Gobiernos central, catalán y vasco, así como los líderes de los partidos políticos coincidieron hoy en felicitar a la Guardia Civil por el desmantelamiento del comando Barcelona de ETA y en subrayar la importancia de la cooperación entre las distintas fuerzas policiales.

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, dijo que la operación se puso en conocimiento tanto de la Ertzaintza como de los Mossos de Esquadra, en el marco de colaboración que se ha establecido entre Interior y las policías autónomas vasca y catalana.

El comando Barcelona ha sido desarticulado desde 1986, año en que comenzó a actuar, en siete ocasiones.