Pilar Giménez-Reyna dice que desconocía el modo de operar de Gescartera

Pilar Giménez-Reyna, hermana del secretario de Estado de Hacienda Enrique Giménez-Reyna, declaró ayer en la Audiencia Nacional como imputada en el caso Gescartera. La presidenta de la agencia aseguró que no tenía poder en el seno de la agencia, que su labor se limitaba a la captación de dinero. Y que no sabía el tipo de actividades que desarrollaba la agencia. Quedó en libertad sin cargos, pero sigue imputada.

Fuentes relacionadas con la investigación confirman que Pilar Giménez-Reyna era una presidenta de paja, dada su escasa formación en el mundo financiero. Fue nombrada cuando se creó la agencia, este mismo año, para no atraer la atención de la CNMV sobre la familia Camacho. José Camacho, padre del encarcelado Antonio, fundó el grupo Gescartera. La entidad Bolsa Consulting fue multada en 1994 con 128 millones por captar ahorro sin autorización. Entonces no se sancionaba a personas, sino a entidades, por lo que no se inhabilitó a nadie. Aun así, Antonio Camacho prefirió no aparecer en el consejo de administración de Gescartera.

Colocó en la presidencia a Pilar que, gracias a la amistad entre los Giménez-Reyna y los Camacho, llevaba varios años ayudando a captar clientes. "Accedí a la presidencia porque Antonio Camacho me convenció", declaró ayer, al tiempo que aseguró sentirse engañada.

Similar defensa esgrimió José Manuel Pinchel, consejero delegado de Gescartera y representante de la ONCE, que quedó en libertad sin cargos pero sigue imputado. La ONCE anunció ayer cambios en el organigrama "para controlar las inversiones", pero negó que estuviesen vinculados al caso Gescartera.

Por otro lado, el PSOE pidió ayer la comparecencia en el Congreso del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por el caso Gescartera