Suben las ventas de Nokia pese a la mala coyuntura

El fabricante finlandés de teléfonos móviles Nokia redujo sus beneficios brutos en el primer semestre a 2.651 millones de euros (441.000 millones de pesetas), frente a los 2.809 millones de euros (467.378 millones de pesetas) en igual periodo de 2000, según anunció ayer la compañía.

Sin embargo, en el primer semestre, la multinacional finlandesa registró un incremento del 13,5% en su facturación global, que ascendió hasta los 15.353 millones de euros (2,5 billones de pesetas), frente a los 13.517 millones de euros en igual periodo del 2000 (2,2 billones de pesetas).

Los resultados de Nokia, el primer productor mundial de teléfonos móviles, sorprendieron positivamente a los analistas bursátiles, ya que sus ventas crecieron a pesar de la coyuntura internacional y gracias al control del flujo de caja de la compañía.

En este sentido, el presidente ejecutivo de Nokia, Jorma Olilla, subrayó que "la capacidad de administrar el capital y controlar los costes" hizo posible que la firma mantuviera su posición de líder en el mercado, al tiempo que obtenía "un buen nivel" de rentabilidad.