Bruselas ofrece 33.000 millones de ayuda a la flota que pescaba en Marruecos

La Comisión Europea tiene previsto dedicar un total de 197 millones de euros (32.780 millones de pesetas) a financiar el plan de reconversión de la flota española y portuguesa afectada por la ruptura del acuerdo de pesca con Marruecos.

El documento elaborado por la Dirección General de Pesca, que debe ser aprobado por el Colegio de Comisarios el próximo 18 de julio y presentado a los ministros del ramo de los Estados miembros en septiembre, recoge una cuantía superior a la propuesta inicial, pero no es un programa plurianual, sino que se limita a 2002, y prevé el desguace y venta de más de la mitad de los 400 barcos afectados.

Así, para el "paro definitivo de la actividad" de 230 barcos se prevén 116 millones de euros (unos 19.200 millones de pesetas), para la "modernización" de 50 buques 18 millones de euros (unos 3.000 millones de pesetas) y para la "reconversión o prejubilación" de 3.000 pescadores un total de 63 millones de euros (10.500 millones de pesetas). La "prioridad absoluta" de Bruselas es evitar una recolocación de los barcos en aguas comunitarias o en el contexto de otros acuerdos de pesca con países terceros.

España y Portugal han calculado que cerca de 330 barcos deberán dejar permanentemente la actividad pesquera, por demolición o por transferencia definitiva hacia países terceros, y cerca de otros 90 podrán continuar su actividad sin cambiar de pabellón tras transformar sus aparejos de pesca. Asimismo, han previsto que unos 4.300 pescadores deberán, bajo una u otra forma, beneficiarse de medidas de reclasificación o cese anticipado de actividad. Sobre estas previsiones, la ayuda comunitaria necesaria sería de 281 millones de euros (unos 46.600 millones de pesetas) frente a los 197 millones de euros (32.700 millones de pesetas) en créditos suplementarios propuestos por Bruselas, de los que el 94,6% (31.200 millones de pesetas) corresponderían a España.