Los inversores, pendientes de Telefónica y de los grandes bancos

Telefónica y los dos grandes bancos suponen el 54,5% de la capitalización total de la Bolsa española, que es lo mismo que decir que sin la anuencia de estas tres compañías resulta imposible que los índices avancen.

En el descenso de ayer pesó como el plomo la caída del 3,83% de la operadora, el retroceso del 3,11% de BBVA y, en menor grado, el 0,75% que se dejó el BSCH.

Los inversores han aprendido que en la Bolsa mandan los índices y que los valores que más pesan son los que marcan las directrices de compra y venta de los grandes gestores. También, que cuando pintan bastos, pintan para todos. Nadie se salva de la quema. Por ello, es de seguimiento obligado la evolución y comportamiento de los tres grandes valores.

Telefónica volvió ayer a acusar la fuerte presión vendedora, principalmente de fondos extranjeros, y cotizó en los niveles más bajos del año. Hecho destacado por los analistas y observadores ha sido el deterioro de las recomendaciones y la fijación de precios objetivo en línea con los que marca ahora.

Esta peor percepción ha animado a los inversores a perder a pesar de la fuerte caída del 14% que acumula desde enero.