Garzón admite a trámite una denuncia por delito fiscal contra Azucarera Ebro Agrícolas

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha admitido a trámite una denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra Azucarera Ebro Agrícolas por un presunto fraude fiscal de 6.500 millones de pesetas.

Según la investigación de la Agencia Tributaria, la empresa mencionada cometió fraude contra el presupuesto de las Comunidades Europeas. La denuncia señala que Ebro Agrícolas realizó movimientos ficticios de más de 42 millones de kilos de azúcar en las tres últimas campañas entre establecimientos de la misma compañía. El porte ficticio se realizaba sobre azúcar que superaba la cuota máxima fijada por la UE para cada país miembro y que debe ser incorporado en la campaña siguiente o exportada fuera de la Unión. Si no se opta por ninguna de estas dos posibilidades, el producto excedente no puede comercializarse. Los movimientos ficticios reconocidos por la empresa se anotaban en los almacenes de salida dando el producto de baja en las existencias.

En el almacén de destino, aunque el producto no entra, se contabilizaba en el cargo, aflorando así unas existencias de azúcar no declaradas. El ex primer ejecutivo de la compañía Vicente Lacalle se responsabilizó en su día de los hechos y los actuales gestores están colaborando plenamente con Garzón, según fuentes de Ebro Agrícolas.

La denuncia explica que los hechos han consistido en que "habiendo producido azúcar en cantidades superiores a las cuotas máximas, lo oculta mediante anotaciones ficticias en la contabilidad, certificaciones y albaranes, eludiendo el pago de los montantes compensatorios exigidos por la UE". Además, se han dejado de ingresar las cantidades correspondientes al azúcar excedente y las cantidades correspondientes por la cotización para la compensación de los gastos de almacenamiento. Aún no hay imputados, pero se considera responsables a directivos y administradores de la empresa. Enuncia dos delitos del Código Penal que se refieren a las anotaciones contables ficticias y al fraude que a través de las mismas se ha cometido.