La ONCE cifra en 19.000 millones las pérdidas que le ocasiona el juego ilegal

La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) ha dejado de percibir por los juegos ilegales más de 19.000 millones de pesetas (114,19 millones de euros) en los últimos cuatro años, según fuentes de la institución.

Esta cantidad queda reflejada en la documentación remitida por la ONCE al juzgado que instruye una demanda presentada por la institución de ciegos contra la Organización Impulsora del Discapacitado (OID).

La ONCE acusa a la OID de competencia desleal y enriquecimiento injusto al considerar que esta última realiza un sorteo sin autorización administrativa y utiliza el del cupón para la concesión de sus premios.

En el caso que instruye el Juzgado nº 12 de Madrid se ha solicitado al juez que evalúe la pérdida o merma que ha tenido esta organización como consecuencia del sorteo que realiza la OID.

Ambas organizaciones se han enzarzado en los tribunales con diferentes procedimientos en los que los discapacitados han salido favorecidos en un juzgado de Cáceres y en la Audiencia Nacional, mientras que los ciegos han recibido fallos a su favor en varios autos del Supremo y en el Juzgado de Instrucción nº 36 de Madrid.

En este último se tramita una denuncia contra la OID por estafa, falsedad, contrabando y contra la hacienda pública. Según los razonamientos jurídicos, esta organización "no presentó en ningún momento cuentas ni prestó las correspondientes declaraciones del impuesto de sociedades por los beneficios obtenidos respecto a la venta ilegal de dichos boletos". Según fuentes de la ONCE, las rifas ilegales mueven en España más de 60.000 millones de pesetas (360,61 millones de euros) al año y esto ha provocado que las ventas del cupón hayan caído un 5% en los últimos meses.

La Plataforma en Defensa del Cupón, que agrupa 17 asociaciones de discapacitados y que lidera la ONCE, acordó recientemente pedir al Gobierno medidas urgentes.

Actuaciones europeas

El juego ilegal se ha convertido en una de las prioridades de la Asociación de Loterías Europeas que la semana pasada celebró en Francia su I Congreso con la asistencia de 63 sociedades estatales. En esta reunión se marcaron como tareas fundamentales la erradicación del juego ilegal y la puesta en marcha de un sorteo europeo en la Red.

La sensibilidad contra las rifas ilegales ha alcanzado también al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha rechazado el recurso de amparo interpuesto por el presidente de la Asociación para la Integración al Trabajo del Minusválido (Almma) contra la sentencia del Juzgado nº 25 de lo Penal de Madrid, que le había condenado por un delito de contrabando de mercadería bajo monopolio, al poner a la venta boletos de una rifa no legalizada.

Es, pues, una condena al juego ilegal. El tribunal señala que "todos los soportes materiales de juegos de azar del tipo de los cupones del minusválido estaban considerados como boletos de loterías dependientes del monopolio del Estado y cuya comercialización no autorizada estaba sujeta a diligencias penales por contrabando".