Cosentino destina 3.100 millones a duplicar la producción

Cosentino invertirá 3.100 millones de pesetas en implantar el Silestone, una piedra artificial creada por la empresa, en Latinoamérica. Para ello está construyendo una segunda fábrica, con 2.500 millones de inversión, y empleará otros 600 millones en 30 talleres de transformación.

Cosentino es la principal empresa de mármol de Macael (Almería), pero desde hace unos tres años su principal producto es otro, el Silestone, una piedra artificial diseñada por la empresa a base de cuarzo y cristal, y que, tras varios años de implantación en el mercado español, está penetrando con fuerza en Estados Unidos. De allí procedieron 4.000 de los casi 15.000 millones de pesetas (90 millones de euros) facturados por Cosentino el año pasado. .

Ahora, tras consolidarse en el mercado estadouniden-se, la compañía de Macael pre-tende implantar el Silestone en Latinoamérica, a través de una filial creada el año pasado en San Paolo (Brasil), que ya cuenta con siete talleres de acabado del producto, distribuidos entre México, Chile, Argentina, Venezuela y Brasil. "Abriremos otros tres talleres en México y Brasil este año y otros seis el año que viene, con la intención de superar los 30 en cuatro años", dice el director de mercadotecnia, Santiago Alfonso, para lo cual la empresa invertirá unos 600 millones de pesetas (3,6 millones de euros). .

Nueva fábrica. .

La demanda internacional de Silestone, un producto que se emplea tanto para encimeras de cocina como en pavimentos, ha obligado a Cosentino a construir una nueva fábrica en Macael, donde aglutina la producción de todos sus productos, que estará lista antes de final de año y en la que está invirtiendo 2.500 millones de pesetas (15 millones de euros). "Hemos pasado de una producción anual de 350.000 metros cuadrados de Silestone hace dos años a un millón ahora, y con la nueva factoría subiremos a 2,5 millones de metros", explica Alfonso, una superficie de piedra con la que se podrían montar más de 300.000 cocinas. .

La compañía gestionará su expansión latinoamericana con distribuidores propios, frente al modelo seguido en Estados Unidos, donde su filial está participada al 50% por una firma local del sector y la distribución corre a cargo de agentes externos y grandes almacenes. .

Mientras que el Silestone tardó en arrancar en España, -"la aceptación entre los instaladores ha sido lenta", reconoce Alfonso- la implantación en el exterior está siendo mucho más rápida. .

La versatilidad de su origen artificial le permite ofrecer una gama de colores -38- mucho mayor que en las piedras naturales como el mármol o el granito. .

Y aunque su mayor uso está en las cocinas, con precios menores que la mayoría de mármoles, Cosentino lo ha colocado también en obras de lujo, como el Hotel Buri Al Arab, de Dubai, el más caro del mundo -hasta siete millones de pesetas la noche (42.071 euros)-, cuya decoración realizó la empresa almeriense con 15.000 metros cuadrados de Silestone. La rápida implantación de este producto en mercados tan industrializados como el de Estados Unidos no ha pasado inadvertida en el sector. "La multinacional Dupont va a entrar en este segmento de mercado con un producto muy similar", asegura Santiago Alfonso. .

El Silestone proporciona ya un 70% de las ventas de piedra de Cosentino, frente a un 30% del mármol. Y ha hecho disparar la facturación de la compañía que este año, por primera vez, venderá más en el exterior que en España. .

La firma facturó el año pasado 15.166 millones de pesetas (91,2 millones de euros), un 58% más que en 1999, y este ejercicio espera llegar a 24.000 millones, con una subida similar.

 

Un grupo con fuerte presencia internacional

Cosentino es el principal referente del mármol de Macael, el mayor núcleo productor de esta roca ornamental, de donde sale el 70% del mármol andaluz y un tercio del nacional, con una facturación global de 65.000 millones de pesetas (390,7 millones de euros). No sólo es la empresa de mayor producción, sino que marca la pauta en investigación y desarrollo de nuevos productos, como el Silestone.

La compañía ha formado en los últimos años un grupo empresarial, que ha añadido a la sociedad matriz, fundada hace 21 años, tres filiales centradas en la piedra -una para Estados Unidos, otra para Latinoamérica y una tercera para el resto de Europa-, más una empresa inmobiliaria -Desmontes Cosentino- y otra de servicios informáticos -Telebase-.

La empresa ha formado en Macael un complejo productor de 275.000 metros cuadrados, con dos fábricas más otra en construcción, en el que trabajan 400 personas, más otras casi 400 distribuidas entre las empresas filiales.