Berlín proyecta vender el banco público que arruinó la ciudad

En un giro que confirma todas las críticas de la Comisión Europea al sistema de bancos públicos regionales, Berlín ha comenzado a buscar un comprador para el Berliner Bankgesellschaft, la décima entidad de crédito del país, con un total de activos en el primer trimestre del año de 207 millardos de euros, 34,4 billones de pesetas.

En el banco, producto de una fusión entre varias entidades públicas pequeñas en 1994, se ha descubierto un agujero contable de cuatro millardos de marcos (340 millardos de pesetas) por inversiones inmobiliarias fallidas en los años posteriores a la reu-nificación alemana. Esta suma tendrá que ser cubierta por la ciudad, que mantiene un 56,6% en el Berliner Bankgesellschaft. La crisis precipitó la semana pasada la caída del Gobierno local, en el que conservadores y socialdemócratas desde 1991 se repartían el poder. Uno de los responsables directos de las inversiones fallidas fue precisamente el número dos de la Unión Cristiana Democrática (CDU) de la ciudad, Klaus Landosky.

Todos los partidos políticos representados en la asamblea local coinciden ahora en que lo mejor sería vender el banco y así recuperar al menos parte de los cuatro millardos de marcos. Sin embargo, la pregunta es si se encontrará un comprador que quiera asumir el conjunto de la entidad, cuyo negocio más rentable es la caja de ahorros Berliner Sparkasse, con una cuota de mercado del 60% en el negocio minorista de la capital. El Deutsche Bank ya ha descartado la compra. Hasta ahora, el único interesado es otro banco público regional, el Norddeutsche, que ya controla un 20% de la entidad.