Amena y Airtel bloquean con altos precios la reventa de servicios de móvil

Airtel y Amena han exigido a dos compañías, Affinalia y Vallehermoso Telecom, hasta 1.500 millones como paso previo a la firma de un acuerdo de reventa de telefonía móvil. El objetivo de estos avales sería sufragar la inversión en capacidad y garantizar que los nuevos entrantes no tiren los precios a la baja. Esta actuación coincide con el debate sobre el proyecto de regulación sobre operadores móviles virtuales que ha propuesto el Gobierno y que ha recibido duras críticas por parte de los operadores de telefonía fija.

El Gobierno ha acelerado en los últimos meses la concesión de autorizaciones provisionales para la reventa de servicios de telefonía móvil, justo cuando ultima la regulación definitiva sobre la figura del operador móvil virtual que, una vez aprobada, sustituirá estas concesiones temporales. La corta experiencia de los titulares de las autorizaciones, sin embargo, ha puesto de relieve las dificultades que están teniendo.

Affinalia y Vallehermoso Telecom aseguran que Airtel y Amena les han exigido entre 1.000 y 1.500 millones de pesetas a fondo perdido como paso previo a la firma de un acuerdo de reventa. Estos avales estarían destinados a sufragar la inversión que necesiten las dos operadoras celulares (que rehusaron hacer comentarios) para aumentar la capacidad de su red y a garantizar que Affinalia y Vallehermoso no puedan rebajar el precio de los minutos cuando los revendan a sus clientes.

Las compañías añaden que Telefónica Móviles ni siquiera aceptó negociar.

Estos comportamientos son posibles y legales, ya que se basan en acuerdos libres entre las partes y, según operadores de telefonía fija, la nueva regulación que quiere aprobar el Gobierno no mejora, sino que empeora el proceso. Distintas fuentes de varias de estas empresas explican que la propuesta de orden ministerial para legislar los operadores móviles virtuales cumple dos objetivos: "Liberalizar sobre el papel y no hacer nada en la práctica", señala una de ellas. "Es un fraude para el usuario, ya que impide que se introduzcan nuevos agentes en el mercado".

La propuesta del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que se estudiará mañana en el Consejo Asesor de Telecomunicaciones, ha recibido duras críticas por parte de las compañías con intención de introducirse en el móvil, "porque el cumplimiento de las obligaciones queda al arbitrio de una de las partes". El principal cuestionamiento a la orden ministerial se centra en que deja a los dos operadores dominantes, Telefónica Móviles y Airtel, la potestad de decidir si tienen o no capacidad excedentaria que puedan vender a terceros.

"Es una orden redactada desde la más profunda debilidad", asegura una fuente de estas compañías. "Da más poder a las operadoras dominantes, ya que nadie podrá tener el título de operador virtual si antes no firma un acuerdo con ellas".

Según las operadoras de telefonía fija, "Telefónica Móviles y Airtel alegarán falta de capacidad, pero esta saturación no se da por exceso de tráfico, sino porque no han hecho las inversiones necesarias. Si el Gobierno fuera el encargado de determinar si hay saturación y por qué, seguro que nunca lo alegarían".

También aseguran que el proyecto de orden ministerial permite la subasta competitiva si hay más demandas que capacidad excedentaria, "así que Telefónica Móviles y Airtel podrán subastar lo que obtuvieron por concurso, que, además, no es suyo, sino una concesión administrativa".

Y, por último, critican que obliga a asumir ineficiencias y desincentiva la inversión en redes. Tal y como está redactada la orden, los operadores de móvil gestionarán toda la llamada, así que el precio será el mismo tanto si los revendedores tienen red como si no han desplegado ni siquiera un metro.

 

El Gobierno beneficia a Xfera por 'decreto'

El Gobierno ha introducido en una de las últimas revisiones del borrador de orden ministerial una disposición adicional que, según fuentes conocedoras de la situación, tiene por objeto dar a Xfera una licencia "encubierta" de GSM. La disposición adicional es la séptima y establece que "los operadores titulares de licencias individuales de tipo B2 que posean el correspondiente título habilitante para el uso de dominio público radioeléctrico para la prestación del servicio de telefonía móvil disponible al público podrán celebrar entre sí acuerdos para facilitar la itinerancia de ámbito nacional".

Estas fuentes aseguran que la clave está en que no se especifica la tecnología con la que opera cada compañía, lo que permitirá a Xfera (que sólo tiene licencia para dar UMTS) ofrecer GSM a través de las redes de Telefónica Móviles, Airtel o Amena.

Esta intención, continúan las mismas fuentes, supone dar un trato de favor a Xfera frente al resto de operadoras de telefonía fija, que, al no tener ningún tipo de licencia de móvil, quedan excluidas de la posibilidad de firmar acuerdos de itinerancia.

Otro frente de crítica es que este comportamiento cambia totalmente las condiciones del concurso que le dio la licencia a Xfera, añaden estas fuentes. Sin embargo, sí que despeja el camino para el Gobierno, que "concede de manera encubierta una licencia GSM, sin tener que enfrentarse a los operadores celulares establecidos quitándoles frecuencias ya asignadas".