El grupo de Zara saldrá a Bolsa el 23 de mayo valorado en 1,5 billones

El grupo textil gallego Inditex, propietario de Zara, entre otras marcas, saldrá a Bolsa el próximo 23 de mayo con un precio por acción que oscilará entre los 13,5 y los 14,9 euros. La compañía ha sido valorada entre 1,4 y 1,54 billones de pesetas. La oferta pública de venta (OPV) tiene por objeto sacar al mercado un 22,69% del capital, que se ampliará hasta el 26,09% al incluir el green shoe. La compañía tiene previsto repartir un dividendo equivalente al 20% del beneficio. José María Castellano, vicepresidente y consejero delegado de Inditex, cree que muchos de sus clientes en las tiendas se convertirán en accionistas de la compañía. A los minoritarios se les ha reservado un mínimo de 200.000 pesetas.

La salida a Bolsa de Inditex, una de las más esperadas del año, está ya en su recta final. El grupo textil gallego, que engloba las marcas Zara, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka y Stradivarius, empezará a cotizar el próximo 23 de mayo, tras colocar sus acciones a un precio que oscilará entre los 13,5 y los 14,9 euros, según el folleto registrado ayer en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Esto significa valorar la compañía en una banda que va desde los 1,4 billones (8.415 millones de euros) hasta los 1,545 billones de pesetas (9.288 millones de euros).

Los presidentes de los bancos colocadores, BBVA (Francisco González) y BSCH (José María Amusátegui) y el vicepresidente y consejero delegado de Inditex, José María Castellano, realizaron ayer en Madrid la firma protocolaria de la operación. El resto de los bancos colocadores son Morgan Stanley Dean Witter y Schroeder Salomon Smith Barney.

El grupo textil gallego, que realiza la operación mediante una oferta pública de venta (OPV), sacará al mercado 141.430.957 acciones, lo que representa un 22,69% del capital social de Inditex. Incluido el 3,4% que se reserva a los bancos colocadores (el green shoe, en argot), el total que se ofrecerá al mercado se eleva a 162.645.600 millones de títulos.

La distribución de la oferta inicial se ha establecido de modo que el tramo minorista tiene asignadas 63.063.583 acciones, lo que supone el 44,59% de la oferta inicial; el tramo para empleados (el 3,53%) contará con 4.986.643 títulos, mientras que a los inversores institucionales españoles se les reserva el 12,97% (es decir, 18.345.183 títulos). El tramo internacional contará con el restante 38,91%, lo que significa 55.035.548 acciones. Si se ejecuta el green shoe, la estructura de la colocación queda del siguiente modo: el 40% se destinará a los minoristas nacionales; el 15%, a los inversores institucionales españoles, y el restante 45% será para el tramo internacional.

Los inversores particulares que decidan colocar sus ahorros en la compañía gallega y acudan a la OPV tendrán un mínimo garantizado de 80 acciones, equivalentes a 200.000 pesetas al precio máximo de la banda prevista. Los minoritarios podrán suscribir la colocación entre el 7 y el 14 de mayo, que será cuando se fije el precio máximo para este tramo.

Los mandatos del tramo minorista podrán revocarse hasta el 18 de mayo a las 14 horas, mientras que la revocación de órdenes de compra para los empleados se podrán realizar hasta el 17 de mayo. Los empleados tendrán un descuento del 10% sobre el precio minorista, aunque para disfrutar de este derecho deberán mantener las acciones un mínimo de seis meses. En el calendario que ayer se presentó a la CNMV se especifica que el precio definitivo de la oferta se fijará el 21 de mayo.

Según el folleto de la OPV, "no hay ninguna previsión" de que el fundador y presidente de la compañía, Amancio Ortega, "vaya a cesar en sus funciones ni hay ninguna restricción de edad en los estatutos de la sociedad" para su continuidad en el cargo.

Inditex sale a Bolsa con el objetivo de asegurar su futuro, ya que el fundador y principal accionista de la compañía no cuenta con un sucesor que tome las riendas de la sociedad.

250 millardos para invertir

Inditex prevé invertir unos 250.000 millones de pesetas (1.502 millones de euros) en los próximos cinco años, la mayor parte de los cuales (el 80% aproximadamente) se destinará a la apertura de nuevas tiendas tanto en España como en el extranjero. Según el folleto, en el periodo de 2001 a 2003 se prevén unas inversiones de 215.000 millones de pesetas (1.292 millones de euros).

El grupo textil gallego facturó el año pasado 435.049 millones de pesetas (2.615 millones de euros), lo que supone un incremento del 28% sobre el año anterior. El beneficio neto creció un 27% al situarse en 43.133 millones de pesetas (259 millones de euros).

 

Repartirá el 20% del beneficio en dividendos

Uno de los principales compromisos recogidos en el folleto de la OPV de Inditex es que el grupo gallego destinará el 20% de los beneficios a repartir dividendo entre sus accionistas. El año pasado, el grupo destinó a dividendo un total de 1.200 millones de pesetas, con un beneficio neto de 43.133 millones de pesetas.

En la actualidad, Amancio Ortega controla un 74,73% de la empresa, valorado entre 1,04 y 1,15 billones de pesetas. Su ex mujer, Rosalía Mera, tiene un 14%. El 11% restante está repartido entre familiares y directivos. Tras la OPV, Ortega conservará un 61,22% del capital; Mera, un 7%, y un 5% permanecerá en manos de fami-liares y directivos afines.-

La empresa tiene y conservará un 0,23% de autocartera, mientas que un 1,18% seguirá en manos del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) y del Banco Santander Central Hispano (BSCH) como cobertura del plan de opciones de directivos y del plan de entrega gratuita de acciones a empleados.

 

GAP y H&M, las referencias comparables para el grupo español

La banda de precios de la oferta pública de venta de Inditex sitúa a la empresa a gran distancia de las otras dos sociedades cotizadas españolas de su sector (Cortefiel y Adolfo Domínguez), por lo que los analistas toman como referencia principal a sus comparables internacionales. Entre ellas, la estadounidense GAP y la sueca Hennes & Mauritz.

Inditex es más pequeña, pero tiene a su favor factores como la integración vertical, la mayor rotación de existencias, su gran flexibilidad operativa y la presencia en un mayor número de países.

La valoración, según la banda de precios de la OPV, representa entre 32,46 y 35,83 veces el beneficio de la empresa en el ejercicio cerrado el pasado 31 de enero, y entre 26 y 29 veces el esperado por los analistas para este año. Esa relación entre precio y beneficio para el año en curso (conocida como PER) es de unas 28 veces en el caso de la estadounidense GAP y de unas 43 veces en el caso de la sueca Hennes & Mauritz.

Octava de la Bolsa

La valoración entre 8.415 y 9.288 millones de euros (de 1,4 a 1,54 billones de pesetas) sitúa a Inditex como la séptima empresa por capitalización bursátil del mercado español, sólo por detrás de Telefónica, su filial de móviles, los dos grandes bancos, las dos principales eléctricas y Repsol. Tomando como referencia el punto medio de la banda de precios, Inditex se situaría algo por encima de Banco Popular y Gas Natural en cuanto a valor en Bolsa.

Esa gran capitalización bursátil permitirá a Inditex optar a la entrada directa en el índice Ibex 35 en la revisión que se hará efectiva el 2 de julio.

 

José María Castellano/

Vicepresidente y consejero delegado

"Hemos cuidado el precio porque nuestros clientes serán también accionistas"

El modelo de gestión basado en la agilidad para adaptarse a la demanda del mercado, fuertes inversiones para los próximos cinco años y la apuesta por la internacionalización son, para José María Castellano, el hombre que ha pilotado la salida a Bolsa de Inditex, algunas de las bazas claves que ofrece el grupo textil gallego.

Pregunta. Después de casi tres años hablando de la salida a Bolsa de Inditex, la compañía empieza a cotizar en un momento en que el mercado está a la baja. ¿Por qué ahora?

Respuesta. Eso es algo que ha dicho la prensa. Nosotros trabajamos con un calendario que nos daba dos fechas, una en mayo y otra en junio. No es el mejor momento para salir, pero tenemos confianza en la compañía y en que la operación vaya bien. Además, al salir ahora, el valor tendrá un recorrido positivo.

P. Al final, todo depende del precio. ¿El que se ha fijado recoge las expectativas?

R. Nosotros tenemos que ser más cuidadosos que otras compañías a la hora de fijar el precio, pues entendemos que una parte importante de nuestros clientes va a ser también accionista de la compañía y, si no les defraudamos como clientes, tampoco podemos defraudarles como accionistas. Creemos que el rango de precios cumple el objetivo de que la empresa tenga un recorrido hacia arriba y protege los intereses de los accionistas actuales.

P. ¿Cómo cree que va a evolucionar la acción?

R. Yo no soy un experto en Bolsa, pero creo que a final de año el mercado estará mejor que ahora.

P. Inditex sale a Bolsa por asegurar el futuro. En este contexto, ¿no cree que sacar el 26,09% es poco?

R. Yo creo que eso tiene que verse desde el lado positivo porque los accionistas actuales permanecen y, por tanto, ellos son los más interesados en proteger su patrimonio. Y el valor se acrecienta teniendo una buena gestión. Lo que no sería bueno es que los accionistas actuales se desentendieran totalmente de la compañía y eso no va a ocurrir porque el principal accionista todavía conserva casi el 60% del capital. Creo que lo importante es que la empresa sea dirigida de la forma más profesional posible.

P. ¿Podría ofrecerse al mercado otro paquete accionarial a medio plazo?

R. No está previsto que a medio plazo Ortega se vaya a desprender de ningún otro porcentaje de la compañía.

P. También se ha especulado con la constitución de una fundación que pudiera tener una parte del capital, igual que ocurre con El Corte Inglés y la Fundación Areces.

R. Está prevista la constitución de una fundación que tendrá un cierto papel en el futuro de la compañía, pero en todo caso será una fundación de Amancio Ortega, no de la compañía. Se está esperando la salida a Bolsa para tener liquidez y ponerlo en marcha. Lo que si es seguro es que el porcentaje de participación no será equiparable al que tiene El Corte Inglés y que el modelo será diferente al de la Fundación Areces.

P. En los últimos años, Inditex ha tenido un crecimiento espectacular, pero la economía se debilita. ¿Es sostenible ese ritmo?

R. Si hay recesión económica, evidentemente, el consumo se va a deteriorar y todas las compañías se verán afectadas. Pero nuestra ventaja es el modelo de flexibilidad que tenemos, y creemos que con él podemos resistir mejor que los demás. En los 26 años de historia que tiene la compañía ya hemos pasado por varias recesiones y hemos seguido creciendo.

P. Una de sus apuestas es la internacionalización, pero en casi todos los países se están produciendo recortes de plantilla y desaceleración de las ventas. ¿Cómo piensan mantener su política de crecimiento internacional?

R. Bueno, esa situación ya se dio el año pasado en nuestro sector y nosotros hemos seguido creciendo. Tenemos claro que si hay una oportunidad para crecer, la vamos a aprovechar, y que todavía hay muchas oportunidades para ello. Inditex no es una compañía que haya llegado a su nivel más alto y que ahora la saquemos a Bolsa; todavía hay en el mercado muchas oportunidades.

P. Su ventaja competitiva es el modelo basado en la flexibilidad, rapidez de información y logística. Este sistema se ha estudiado en las escuelas de negocio y se ha mostrado a sus competidores. ¿No temen que les puedan copiar o que les reste ventaja?

R. Las ventajas, con el tiempo, se reducen o desaparecen. Pero hay cosas que no se pueden equiparar; por ejemplo, nosotros en los últimos cinco años hemos invertido casi 250.000 millones de pesetas y esperamos invertir otro tanto en los próximos cinco años. El 80% de estas próximas inversiones será para la apertura de tiendas, y el resto, para logística y reformas de fábricas.

P. Una de las bazas de Zara ha sido la inspiración y la copia de las colecciones de grandes modistos, pero a precios muy competitivos, ¿se ha agotado ese modelo?

R. Nosotros utilizamos las mismas fuentes de conocimiento que los demás; la diferencia es que nuestro modelo es más eficiente y más rápido. De hecho, cada vez se tiende más a integrar diseño y distribución. Pero aparte de eso, todos nos inspiramos en las pasarelas, en la calle y en las tiendas, que es de donde nos viene la información de lo que quiere el cliente. Aquí es donde somos más rápidos y ésta es nuestra fortaleza.

P. En los últimos años, Zara ha hecho un esfuerzo por la calidad del producto, ¿ha afectado al precio?

R. En Zara no hay un precio, hay distintos rangos de precio y lo que nosotros ofrecemos es una buena relación calidad-precio. Y lo que las cifras indican es que se han aumentado las ventas.

P. Sus ejes estratégicos son la internacionalización, la apuesta por los formatos que no son Zara y el lanzamiento de nuevas cadenas. ¿Cómo van a desarrollarlos?

R. Todas las cadenas de Inditex tienen todavía muchas posibilidades de crecimiento. Ahora nos estamos centrando en Europa, donde hay países como Alemania, Inglaterra, Holanda, Italia, Austria donde tenemos muchas oportunidades. La compañía va a lanzar en septiembre una cadena de lencería tanto para hombre como para mujer que se llamará Oysho y que estará orientado al público de Zara. Una vez veamos como funciona, veremos.

P. ¿Zara está tocando techo?

R. Yo no lo creo. En Alemania, por ejemplo, hay sólo siete tiendas, y en Inglaterra, otras tantas; pero hay cadenas que tienen más de un centenar. Por tanto, Zara tiene todavía muchas posibilidades de crecer.

P. A Inditex se la ha comparado con Gap, H&M o Marks & Spencer, que ahora no atraviesan su mejor momento. ¿Qué les va a permitir no caer en la misma situación?

R. æpermil;stas son grandes compañías que operan en mercados muy importantes y complicados, pero el modelo de negocio es diferente al nuestro. No nos preocupa su situación porque nosotros somos diferentes. Además, a ellos el año pasado no les fue bien y nosotros crecimos.

P. ¿Están interesados en comprar algunas tiendas de Marks & Spencer?

R. Los locales de Marks & Spencer, con 4.000 metros cuadrados, no son un formato para Zara.

P. Adolfo Domínguez está buscando alianzas y socios. ¿Están interesados?

R. La prensa siempre se ha empeñado en que nosotros hemos negociado con Adolfo Domínguez, pero no es cierto. Y ahora, entre la salida a Bolsa de la compañía, los cinco formatos que tenemos y la nueva cadena que vamos a lanzar, está claro que nos dedicamos a gestionar lo que tenemos ahora. De momento, Adolfo Domínguez no nos interesa.

P. Pero parece que a Inditex le falta una marca para el segmento medio alto o alto.

R. A Inditex le faltan muchas cosas, pero tenemos tanto por hacer con nuestros formatos actuales que lo mejor es que nos concentremos en lo que tenemos.

P. ¿Tienen previstas alianzas, fusiones, compras?

R. Ahora no pensamos en ninguna fusión o alianza.