INTERNACIONAL#AMæpermil;RICA LATINA

El Congreso de Argentina discute el miércoles la utilización del euro

La ampliación de la convertibilidad a la divisa europea deberá establecerse con la aprobación del Parlamento.

Yolanda Fernández AFI

La semana próxima el Congreso argentino tratará y, probablemente, dará su aprobación a la propuesta del ministro de Economía, Domingo Cavallo, para introducir al euro dentro del sistema de convertibilidad monetaria.

El proyecto de ley autoriza al Gobierno a utilizar la moneda europea mediante la publicación de un decreto presidencial en el momento en que el euro alcance la paridad con el dólar. Este cambio se añadirá al texto enviado al Congreso, que consta de dos artículos: en el primero se establece la inclusión del euro dentro de la paridad del peso que fija la convertibilidad, así se establecerá una cesta compuesta al 50% por dólar y euro; el segundo establece que esa nueva relación entrará en vigor cuando se verifique la paridad del euro con el dólar en el mercado de Londres. La composición de la cesta es razonable si atendemos a la estructura geográfica del comercio de Argentina.

De hecho, del total de sus exportaciones, el 32% se dirigen al Mercosur; el 10%, a Chile; el 18%, a la Unión Europea; el 14%, hacia Estados Unidos, y el 26%, a otras regiones.

Esta modificación del régimen cambiario tiene como objetivo reducir la dependencia del dólar estadounidense, aunque subyacen algunas complicaciones.

En primer lugar hay que tener en cuenta que la competitividad no se verá alterada con el nuevo sistema, ya que no entrará en vigor hasta que el euro alcance la paridad con el dólar. También habrá que ver cómo interpretan los mercados esta medida, y si será capaz de evitar las especulaciones sobre una devaluación, ya que en una economía tan dolarizada, la demanda de dólares es muy elástica al aumento de incertidumbre. De hecho, tras el anuncio, el diferencial del bono global a 10 años repuntó de nuevo por encima de los 900 puntos básicos. También se amplió significativamente el diferencial entre los tipos de interés a corto plazo denominados en pesos y sus homólogos en dólares, hasta ocho puntos porcentuales.

En esta situación, Cavallo se ha visto obligado a reiterar su mensaje de que no llevará a cabo una reestructuración de los pagos de deuda. La semana pasada se adoptaron las medidas encaminadas a conseguir financiación adicional por importe de 3.500 millones de dólares.

En dicho paquete se contempla una emisión, ya realizada, por 2.000 millones de dólares de un bono en dólares a un plazo de un año y con un tipo de interés del 9%; un bono pagaré que se emitirá también en el mercado nacional por un volumen de 1.000 millones de dólares y un cupón del 11,375%, y, por último, otro bono por 500 millones que se colocará entre fondos de pensiones locales.

Por otra parte, Cavallo firmó un convenio con el Banco de la Nación, la mayor entidad financiera del país, para que los pequeños y medianos ahorradores puedan comprar bonos y letras del Tesoro sin pagar ninguna comisión.

La iniciativa busca reducir el coste del endeudamiento público al promover una mayor demanda de esos títulos, que hasta ahora han suscrito exclusivamente los grandes bancos por medio de licitaciones en las que se determinan los tipos de interés.

El cronograma de vencimientos de títulos y préstamos de Argentina a lo largo de este año alcanza los 14.283 millones de dólares, de los cuales 10.643 millones corresponden a bonos del Estado, y el resto son créditos bancarios.

En lo que respecta al Gobierno federal argentino, la deuda total suma unos 128.000 millones de dólares, es decir, un 44,4% del PIB, a la que debería sumársele también la de las provincias.