Arbed remitirá esta semana a Ferreras un informe sobre las inversiones en Aceralia

El grupo Arbed quiso dejar claro ayer su nivel de compromiso en Aceralia, en la que tiene un 35% del capital. La compañía luxemburguesa aseguró que en los próximos días remitirá a la SEPI un informe de auditoría donde se detallarán las inversiones realizadas hasta ahora en la siderúrgica española, las que harán hasta 2002 y el empleo. En el estudio se garantizará que se han cumplido las obligaciones contraídas cuando se privatizó la empresa.

El informe irá acompañado del esbozo del proyecto de fusión entre Aceralia, Arbed y Usinor para que reciba la luz verde del Ejecutivo. "La posibilidad existe, pero hemos cumplido los compromisos adquiridos". Con estas manifestaciones Fernand Wagner, primer ejecutivo de Arbed, eliminó argumentos para que la Sepi pudiera ejercer el pacto de recompra de acciones de Aceralia vendidas a Arbed como consecuencia del incumplimiento de los acuerdos firmados en 1997.

Obligaciones

La ejecución del acuerdo por parte de Sepi le daría la llave de la fusión para crear el primer productor mundial de acero. "Nosotros les contamos la operación de fusión y estamos muy por encima de las obligaciones de inversión que se cifraron en el plan de privatización y que superaban los 130.000 millones de pesetas", afirmó Roland Junck, director general de Aceralia y miembro del comité ejecutivo de Arbed. æpermil;ste añadió que ya se han invertido 150.000 millones en las instalaciones productivas .

Por beneficios, Arbed es la primera de las tres sociedades fusionadas recientemente, que darán lugar al nuevo gigante mundial siderúrgico. La sociedad luxemburguesa tuvo un resultado neto el año pasado de 156.079 millones de pesetas (938,2 millones de euros), un 249,8% más que un año antes, con una cifra de negocio de 2,2 billones de pesetas (13.232 millones de euros). La venta de la sociedad minera brasileña Samitri le supuso en 2000 unos resultados extraordinarios de 22.000 millones de pesetas (194 millones de euros).

El proyecto de fusión de Usinor, Arbed y Aceralia, si finalmente pasa el filtro de la UE, nacerá el próximo 1 de enero de 2002 con una buena salud financiera. Las tres empresas protagonistas tuvieron un beneficio conjunto de 242.000 millones de pesetas (1.454 millones de euros) y una facturación de 5,5 billones de pesetas (33.010 millones de euros). El proceso de integración para crear la primera empresa del mundo de su sector, por delante de la coreana Posco, sigue su curso. Fernand Wagner dijo que en mayo se presentará el informe a las autoridades comunitarias, pero no desveló ningún detalle sobre el proceso ni el nombre de la nueva compañía, llamada provisionalmente Newco.

La constitución del nuevo líder no supondrá el cierre de ninguna planta en España ni ajustes de plantilla. En el plan industrial para la nueva compañía, las factorías españolas saldrán reforzadas. La idea es que el nuevo grupo potencie las instalaciones cercanas a la costa, lo que otorga protagonismo al eje productivo entre Gijón y Avilés (Asturias).