Bancos y cajas recortan sus previsiones de inversión en la Red para este año

La euforia inversora en Internet del año pasado ha dejado paso a un periodo tenso de cautela. Las entidades financieras han cambiado sus planes para la Red y han rebajado las previsiones de gasto en esta área. Muchos no quieren comprometerse a dar una cifra, a la espera de conocer la evolución del negocio electrónico. Los bancos medianos y las dos grandes cajas, La Caixa y Caja Madrid, destinarán este año 38.000 millones en nuevos proyectos.

Los síntomas de recesión económica internacional y la crisis de los valores tecnológicos han lastrado los planes de la banca en la Red. Así explican los expertos el recorte que se ha producido en las inversiones de proyectos en Internet. Los planes multimillonarios se ven rebajados este ejercicio, en el que no hay anuncios de grandes proyectos ni compromisos cifrados.

Pese a la cautela autoimpuesta en el sector financiero, los bancos medianos y las dos primeras cajas, La Caixa y Caja Madrid, invertirán en torno a 38.000 millones en tecnología y nuevas iniciativas.

Pero quedan fuera de este montante las inversiones de Bankinter -el banco más avanzado en Internet-, Sabadell y Guipuzcoano, que no quieren difundir sus previsiones.

Hace justo un año el BBVA anunciaba a bombo y platillo su macroinversión de 600.000 millones de pesetas en proyectos de Internet hasta 2002, el BSCH compraba el 75% de Patagon por 91.000 millones y el resto de bancos y cajas pisaba el acelerador de las inversiones en portales y empresas de comercio electrónico de toda índole.

12 meses después impera el silencio de muchas entidades, que se niegan a cifrar sus inversiones. Los grandes cuentan sólo una parte. El BSCH sólo habla de los 12.140 millones que costará el proceso de adaptación del banco a Internet, pero no cuantifica nuevos planes. En la junta de accionistas, el copresidente Emilio Botín cifró este coste en el 1% del gasto de transformación total, que, según el BSCH, este año será de 1,21 billones de pesetas (7.296 millones de euros).

El BBVA prefiere no salirse de los 600.000 millones de pesetas en tres años anunciados en 2000 y no especifica lo previsto este ejercicio.

Un grupo de cajas -Bancaja, Caixa Galicia, Ibercaja y Unicaja- también ha frenado el nacimiento de su banca virtual, un proyecto de 30.000 millones de pesetas.

Error de apreciación

El principal error de la banca ha sido calibrar mal los beneficios de la nueva economía, a decir de los expertos. "Basaron sus inversiones según el criterio de que a mayor número de clientes previstos en Internet, más rentabilidad, algo que luego no se materializó totalmente", explica Esteban Sánchez, director de análisis y consultoría bancaria en Analistas Financieros Internacionales (AFI). Ahora vuelven a seleccionar su inversión "según la obtención de beneficios desde el principio".

La banca está sufriendo ahora esa crisis de expectativas. Los bancos virtuales del BBVA y del BSCH (Terra y Patagon) tienen pérdidas y su salida a Bolsa para recuperar lo invertido está en suspenso, "y no se prevé para este año porque el mercado no está preparado", según Esteban Sánchez.

Se trata de un periodo de transición en un sector que acaba de nacer y en el que la recuperación vendrá a partir de septiembre, auguran los analistas.