Agricultura asegura que el consumo de pollo creció un 10% y el precio, un 30%

Los precios de la carne de pollo crecieron durante los últimos meses hasta un 30%, contribuyendo de forma negativa al incremento del IPC, según aseguró ayer Manuel Lamela, subsecretario de Agricultura, Pesca y Alimentación, durante la firma de un acuerdo marco para la modernización y competitividad del sector del pollo.

Según Lamela, la crisis de las vacas locas justifica un desfase en los precios al alza del pollo, que han experimentado tasas de inflación "excesivas" y precios "desorbitados" para la situación económica de España.

Asimismo, el consumo de la carne de pollo se ha elevado un 10% en lo que va de año, como consecuencia de la crisis de las vacas locas que ha afectado a la carne de vacuno y ha provocado que el consumidor cambie sus hábitos alimenticios hacia productos avícolas y porcinos.

El subsecretario del MAPA firmó ayer, junto con el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Fernando Moraleda, y el presidente de la Organización Interprofesional del sector (Propollo), Federico Félix, un acuerdo marco para la modernización y competitividad de la avicultura de carne de pollo en España.

Con este acuerdo, que representa el primer paso para crear un estatuto sectorial, los granjeros de pollos estarán integrados y representados a partir de ahora en la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) para, de esta forma, defender sus intereses.

"La relación contractual entre las dos partes es imprescindible para defender los derechos del avicultor, un colectivo que estaba desamparado", explicó a Europa Press Moraleda.

Federico Félix denunció que la prohibición de las harinas cárnicas ha supuesto un incremento en los costes de alimentos para los pollos de hasta 10 pesetas por kilo, aunque confesó que los productores están "encantados" con una alimentación más sana para estos animales.

Las tres partes acordaron que el 50% de los gastos de medicación de los pollos correrán a cargo de las empresas integradoras.