La UE pierde el mercado exterior de vacuno y el 75% del de porcino

La Unión Europea ha perdido la mayor parte su mercado exterior para la carne de cerdo y vacuno como consecuencia de la encefalopatía espongiforme bovina y de la glosopeda, según los datos facilitados ayer por la Comisión Europea.

Los países terceros han cerrado las fronteras a las exportaciones comunitarias y el 94% de la carne de vacuno comercializada en el exterior ya no tiene salida, mientras que la falta de mercados afecta ya al 73% de la carne de cerdo.

El embargo decretado por Rusia, que absorbe el 41% de las exportaciones de ganado vacuno y el 27% de cerdo, ha reducido prácticamente a la nada un flujo comercial que el año pasado superó el millón y medio de toneladas de cerdo (más de 400.000 con destino a Rusia) y las 650.000 toneladas de vacuno (158.000 con destino a Rusia).

La Comisión recuerda que son embargos temporales motivados por los diferentes brotes de fiebre aftosa (en Reino Unido, Irlanda, Holanda y Francia) y por la epidemia de vacas locas. Pero lo cierto es que Bruselas empieza a perder uno de sus argumentos para negarse a una campaña de vacunación contra la glosopeda, que ha rechazado por temor a perder el mercado exterior. La vacunación, advierten los técnicos comunitarios, cerraría la exportación durante al menos dos años.

El Comité Veterinario Permanente de la UE aprobó ayer prolongar hasta el 19 de abril las restricciones aplicadas al ganado del Reino Unido e Irlanda para evitar la propagación de la fiebre aftosa.

Sigue prohibida la exportación de animales vivos desde estos países, aunque sólo referente a las zonas donde se han detectado casos de fiebre aftosa. El Comité Veterinario discutirá hoy miércoles, a propuesta de Gran Bretaña, una posible campaña de vacunación selectiva como respuesta a esta crisis.

En este sentido, ayer se dio a conocer un informe en el que los científicos consideran que el origen del brote de fiebre aftosa estaría en partidas de carne infectada, introducida de contrabando desde el Oriente Próximo, que fue empleada en restaurantes chinos del noreste de Inglaterra. Los despojos alimenticios de los restaurantes habrían sido empleados para alimentar a los cerdos en Heddon-on-the-Wall, donde se detectó el virus por primera vez.

 

Más casos de encefalopatía en Italia

La confirmación, ayer, de la existencia de dos vacas más aquejadas de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) ha llevado a nueve el número total de casos registrados en Italia, según indicaron fuentes del Ministerio de Sanidad.

El Instituto de Profilaxis Animal de Turín, se ha encargado de ratificar las pruebas rápidas que con resultado "no negativo" se habían llevado a cabo con anterioridad en dos laboratorios regionales, ya que las vacas enfermas procedían de Cremona y Brescia, provincias ambas del norte de Italia.

El primer caso de vaca aquejada de EEB surgió en Italia a mediados de enero pasado y el resto de los casos se ha sucedido en diversas regiones, tanto del norte como del sur, después de que en los laboratorios se haya procedido a analizar muestras de 56.027 reses de más de treinta meses de edad.

Entretanto, en España los fabricantes de harinas de carne y grasa han advertido a Agricultura que el día 2 de abril dejarán de recoger los subproductos cárnicos que genera la industria cárnica (unas 6.000 toneladas diarias), porque no han recibido la compensación económica acordada con la Administración.