Portugal rebaja los impuestos para atraer inversiones españolas

El Ministerio de Finanzas de Portugal anunció ayer la rebaja de siete puntos, del 32% al 25%, del impuesto de retención para personas colectivas (IRPC), similar al impuesto sobre sociedades español, con el objetivo de incentivar a las pequeñas y medianas empresas para que inviertan en el interior del país.

El ministro de Finanzas, Joaquim Pina Moura, resaltó que esta medida beneficia a las empresas situadas cerca de la frontera con España, ya que el IRPC será en Portugal del 25%, mientras que "en el país vecino es del 35%".

El ministro señaló que esta medida del Gobierno luso representa "un componente del choque fiscal competitivo" frente a la vecina España. Según Pina Moura, en algunos casos particulares, el IRPC podría llegar a un mínimo del 15%.

La reducción de los impuestos del IRPC se aplicará en zonas del interior del país, para lo cuál el Ministerio de Finanzas ha elaborado un mapa que muestra los municipios que podrán recibir estos beneficios. Una de las condiciones es que las direcciones de las empresas, así como el 75% de la masa salarial, se encuentren localizadas en estas zonas, de las que quedan excluidas la franja del litoral y el distrito de Lisboa.

La otra condición para recibir este beneficio es que las empresas no tengan deudas con el fisco ni con la seguridad social, así como que tampoco existan salarios pendientes de los trabajadores.

Partidos de la oposición criticaron la demora en adoptar esta medida, coincidiendo con la tragedia del pasado 4 de marzo, al producirse el derrumbamiento de un puente centenario entre las localidades de Entre os Rios y Castelo de Paiva, lo que puso en evidencia las asimetrías económicas y sociales en el país.

Después de este accidente, se ha insistido mucho en el hecho de que a sólo 50 kilómetros de la ciudad de Oporto (la segunda en importancia en el país y Capital Europea de la Cultura) se aprecie, en el interior del país, tanto atraso y abandono. El alcalde de la localidad de Tavira, Macario Correa, criticó al Gobierno por no escuchar antes las opiniones de los ediles para elaborar el mapa de aplicación del nuevo régimen fiscal.

Correa, dirigente del Partido Social Demócrata y principal fuerza de la oposición, señaló que en su municipio hay parroquias que se benefician con la medida fiscal y otras no, sin que se puedan explicar los criterios que se tomaron en cuenta para el trazado de esta división.

La otra medida anunciada por el Gobierno es aplicar un descuento fiscal a los jóvenes entre 18 y 35 años que compren pisos con precios entre 75.000 y 85.000 euros.