Agricultura analizará 65.954 animales procedentes de Francia

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español (MAPA) confirmó ayer que ha localizado hasta ahora un total de 65.954 animales procedentes de Francia, a los que procederá a realizar pruebas para determinar si padecen la fiebre aftosa, una vez que se ha confirmado el salto del brote desde el Reino Unido hasta Francia.

El director general de Ganadería, Carlos Escribano, confirmó ayer en Madrid que Agricultura tiene localizados 65.954 animales procedentes de Francia, en explotaciones de Aragón, Navarra, Segovia y Barcelona, además de dosis seminales en dos granjas dedicadas a la reproducción de Toledo y Barcelona.

De ese total, 5.417 animales son porcinos; 14.492, bovinos, y 46.045 son ovinos y caprinos, a los que se les hará un test para detectar si tienen el virus de la fiebre aftosa. Por partidas que han entrado desde Francia desde el 1 de febrero, 89 fueron de porcino, 161 de bovino y 140 de ovino y caprino.

El Gobierno catalán confirmó ayer la presencia de 131 terneras de engorde procedentes de la localidad francesa de Mayenne, donde se ha localizado un foco de fiebre aftosa. Según el director general de Producción Agraria e Innovación Rural, Xavier Coll, los animales se encontraron en sendas granjas de las comarcas del Segrià (Lleida) y Osona (Barcelona). Coll explicó que el resultado de los análisis se conocerá el viernes, y si es positivo, se realizará una segunda prueba. Si se confirmase la enfermedad, "automáticamente se deben sacrificar todos los animales de la explotación", señaló.

Tras la detección de estos animales, la Generalitat aprobó ayer desinfectar a todos los vehículos que crucen la frontera por La Jonquera, así como extenderlos a otras zonas para los transportes de animales y piensos. Según Coll, estos controles pretenden evitar la entrada de animales contagiados por el virus de la fiebre aftosa, erradicado en Cataluña hace 18 años. Con esta finalidad, explicó, solicitarán a Agricultura que transfiera vacunas a las comunidades.

Una partida de unos 40 cerdos procedentes de la región de Mayenne, en Francia, ha sido inmovilizada en la provincia de Segovia con el fin de llevar a cabo un tercer análisis para detectar la fiebre aftosa, sin que esté previsto su sacrificio preventivo.

Respecto a la prohibición decretada por EE UU en la importación de carnes y otros derivados de Europa no afecta a los únicos productos animales, jamones, chorizos y lomos, que España exporta a EE UU, según informó ayer la Embajada española en Washington.

Otros productos excluidos, demás de la carne curada, incluyen el queso, el yogur y el chocolate, pero esos productos no forman parte de las exportaciones habituales españolas a EE UU.

A pesar de la alarma creada, el comisario de Salud y Consumo, David Byrne, descartó ayer una vacunación generalizada de todos los animales, pero dijo que una inoculación limitada podría ser necesaria ante una mayor expansión de la enfermedad.

 

Alivio en Argentina tras desvelar el foco

Los líderes de las cámaras agropecuarias argentinas, que agrupan a los productores del sector, sintieron alivio después de que el Gobierno admitiera públicamente, aunque de forma tardía, la existencia de un foco de fiebre aftosa en el país.

"Estábamos totalmente desprotegidos. Por decreto se dijo que acá no había más aftosa. Si decimos la verdad, la actitud del mundo va a ser distinta. Tenemos que ser más serios", dijo el presidente de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Manuel Cabanellas.

Los productores argentinos, de cuyo seno surgieron meses atrás las primeras denuncias sobre la presencia de ganado vacuno con fiebre aftosa, temía que si el país seguía ocultando el problema, podía recibir drásticas sanciones internacionales y hasta poner en riesgo los mercados conseguidos.

"Nosotros habíamos llamado a las autoridades a decir la verdad", señaló el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi.

El Gobierno de Fernando de la Rúa reconoció el martes por medio de un comunicado oficial la existencia de focos de fiebre aftosa en su territorio, después de varios meses de constantes negativas, pese a que la prensa difundió fotos de animales enfermos.