Bruselas unifica las normas de ofertas de préstamos hipotecarios

Las asociaciones bancarias y las organizaciones de consumidores de Europa sellan hoy en Bruselas un acuerdo para armonizar la información en las ofertas de préstamos hipotecarios, cuyo cumplimiento vigilará estrechamente la Comisión Europea. De hecho, el Ejecutivo adopta hoy las directrices sobre los datos que deben aparecer inexcusablemente, de modo claro y comparable, en todas las ofertas hipotecarias de la Unión Europea.

Banca y consumidores firman hoy la paz en Bruselas, tras tres años de duro regateo sobre la información que debe reflejar una oferta hipotecaria y, más que nada, sobre su modo de presentación para que sea inteligible al cliente. La mediación de la Comisión Europea, y en concreto del comisario de Mercado Interior, Frits Bolkestein, ha propiciado un acuerdo final que respeta el prurito autorregulador del sector bancario al tiempo que disipa los temores de indefensión de los consumidores.

El dilema se ha resuelto con el código de conducta voluntario propuesto por la banca, pero plasmando en un texto legal comunitario sus principales mandatos, cuyo cumplimiento impondrá la Comisión Europea. Bruselas amenaza, además, con activar su pesada maquinaria legislativa, aprobando una directiva que el sector rechaza, si esta ágil solución no prospera.

Los firmantes del acuerdo (las asociaciones presentes hoy en Bruselas, entre ellas la Hipotecaria Española a través de la Federación Europea, representan al 80% del mercado hipotecario) se comprometen a facilitar durante el proceso de comercialización de sus productos (el código no regula la publicidad en general) dos baterías de datos antes de que se firme un contrato. Una, de información general sobre el producto (tipo de interés, costes, etcétera), y otra, personalizada sobre la oferta en concreto que interesa al cliente (cantidad exacta a abonar, posibilidad de cancelación, etcétera). Toda esa información debe aparecer en una sola hoja, de sencilla lectura y que permita una rápida comparación de las ofertas.

Hipotecas por Internet

La Comisión invita a todo el sector financiero a suscribir el acuerdo, y advierte de su obligado cumplimiento, para quienes lo hagan, a partir del 30 de septiembre de 2002, cuando se publicará entonces el listado de entidades que se han acogido al código.

Bruselas considera crucial el éxito de esta iniciativa pa-ra que los consumidores dispongan de la información adecuada antes de elegir un producto, así como para que los bancos hipotecarios sondeen a la potencial clientela por todo el territorio comunitario. "La mayoría de los europeos contratan todavía las hipotecas en su país de origen", lamenta la Comisión. "Los estudios demuestran", aseguran en el departamento de Bolkestein, " que la transparencia en precios y ofertas y la posibilidad de comparar impulsarán las operaciones transfronterizas y la comercialización a través de Internet".

"Sobre todo, a partir de enero de 2002, cuando todos los precios estén en euros", augura la Comisión y lo corrobora la Federación Europea de Bancos Hipotecarios: "La introducción de hipotecas denominadas en euros aumentará la competencia exponencialmente".

Los datos de esta federación hablan de un mercado con préstamos vivos por valor de 3.000 millones de euros, más del doble que hace 10 años.

En total, la actividad del sector equivale a un tercio del PIB comunitario. Seis de cada 10 ciudadanos europeos poseen ya una vivienda en régimen de propiedad, adquirida mediante préstamos hipotecarios que en un 40% concedieron los bancos; en un 20%, entidades especializadas, y en un 12%, las cajas de ahorros.