Mazda adjudicará esta semana su nuevo modelo a Ford Almussafes

La marca japonesa de automóviles Mazda, participada en un 33,4% por Ford Motor, anunciará esta semana la decisión de producir en la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) sus nuevos modelos.

Aunque Ford España se limitó el pasado viernes a comentar que en breve se darán a conocer importantes inversiones para la planta valenciana, otras fuentes de la compañía daban por cerrada la adjudicación de la inversión de Mazda a Valencia, que competía con la factoría de Ford en Saarlouis (Alemania).

Mazda tomó hace varios meses la decisión de producir en Europa para superar los problemas que le supone a la exportación la fortaleza del yen. Desde entonces, ha visitado varias factorías de Ford en Europa, entre ellas la de Almussafes, tal y como adelantó en octubre pasado esta publicación. A la final de esta selección llegaron Saarlouis y la fábrica valenciana.

La compañía japonesa habría optado por Valencia después de que Ford Europa decidiera apostar por Almussafes como planta flexible, es decir, con capacidad para producir varios modelos de la marca del óvalo y de otras del grupo en la misma cadena de montaje.

Actualmente, de las líneas de la factoría de Valencia salen unidades de los modelos Ka y Focus, dos coches que, por su tamaño, facilitarían la implantación de un modelo del segmento B, como el que planea fabricar Mazda en Europa.

Esta definición de planta flexible para Almussafes facilitará también la adjudicación del nuevo modelo de Ford Fiesta que la multinacional americana está ultimando y que se producirá en Colonia (Alemania) y posiblemente en Almussafes.

De hecho, Ford Europa anunció meses atrás que la planta valenciana optaba de forma firme a esta inversión siempre que se aprobasen medidas de flexibilidad laboral que permitiesen adecuar la plantilla a la demanda. En la actualidad, se está negociando el convenio colectivo de Ford España.

Aunque de momento no se ha llegado a ningún acuerdo, no se descarta que el anuncio de estas inversiones pueda agilizar la firma.

Empleo en motores

Una de las mayores preocupaciones de los sindicatos ha sido el futuro de los trabajadores de la planta de motores Zetec, que parará en los próximos días, trasladando su producción a Gran Bretaña.

Además, el otro motor que se fabrica en Almussafes, el HCS, está en línea descendente. Cerca de 800 empleos estarían en peligro por estas circunstancias, ya que el nuevo motor que se producirá en Almussafes, el I4, no arrancará hasta primeros del próximo año.

Las adjudicaciones tanto del nuevo Mazda como del Fiesta podrían facilitar la incorporación de los trabajadores excedentes de las plantas de motores a las cadenas de producción de vehículos. Además, la multinacional podría instaurar el tercer turno de producción que reclaman los sindicatos.

La factoría de Almussafes produce una media de 1.600 vehículos diarios, aunque tiene capacidad para alcanzar una cifra mucho mayor, sobre los 2.200.