Monti acelera la investigación contra el cartel de comisiones bancarias

La investigación abierta hace casi un año sobre un cartel bancario para fijar las comisiones en el cambio de moneda está a punto. El comisario de la Competencia, Mario Monti, constató ayer que hay bancos implicados en varios Estados miembros, aunque no dio nombres. Bruselas cerrará la investigación "lo antes posible", lo que puede desembocar, a corto plazo, en el inicio de sanciones.

El comisario europeo de Competencia, Mario Monti, prometió ayer ante el Parlamento Europeo que cerrará "lo antes posible" la investigación sobre un supuesto pacto sellado por más de 120 entidades bancarias europeas para impedir que tras el nacimiento de la moneda única se abaratasen las comisiones por cambio de divisa en la zona euro.

Más de dos años después de que comenzase la Unión Monetaria, los estudios de la Comisión Europea han constatado las denuncias presentadas por las organizaciones de consumidores sobre los elevados costos del cambio de moneda en la zona euro, a pesar de que para los bancos desapareció entonces el riesgo del tipo de cambio.

A sólo un año de que la peseta y otras 11 monedas nacionales europeas desaparezcan definitivamente, el comisario aseguró ayer en Bruselas que acelerará los expedientes iniciados contra varias decenas de bancos y asociaciones bancarias en la mayoría de los países de la zona euro.

El departamento de Mario Monti ya ha efectuado registros en entidades bancarias de España, Francia, Alemania e Italia y ha enviado pliegos de cargos contra sociedades de Bélgica, Finlandia, Portugal e Irlanda. El BBVA, el BSCH y Caja Duero figuran entre las entidades investigadas en un expediente que puede dar lugar a sanciones millonarias incluso después de que el supuesto cartel -que el próximo 1 de enero dejaría de tener sentido- ceje en su actividad ilegal.

La Confederación Europea de Uniones de Consumidores ha lamentado repetidamente que todavía hoy sea más barato realizar trasferencias internacionales a través del franco suizo o del dólar estadounidense que entre dos monedas de la zona euro. La Comisión sospecha que ello se debe a que bancos y oficinas de cambio han intentado compensar la pérdida de beneficio en la operación de venta y compra de divisas con unas comisiones elevadas artificialmente.

La Federación Bancaria Europea atribuye estas comisiones a los costos de manipulación y han sellado un pacto para tratar de solucionarlo.