Reino Unido e Irlanda suspenden las carreras de caballos por la peste

Reino Unido reconoció ayer que ha detectado hasta ahora 18 focos de fiebre aftosa en el país, y prohibió las carreras de caballos y galgos, medida preventiva que fue secundada por Irlanda. Dublín consiguió incluso que se posponga el encuentro de rugby Irlanda-Gales, que se iba a celebrar en Cardiff el sábado, ante el grave peligro de contagio detectado.

El Gobierno británico reconoció ayer que ha detectado hasta ahora 18 focos de fiebre aftosa en granjas repartidas por diferentes zonas del país. Esta cifra permite considerar casi como una peste el desarrollo de la enfermedad en la ganadería británica.

La gravedad de la situación condujo al Ejecutivo de Blair a prolongar durante dos semanas más la prohibición del movimiento de animales. La decisión fue tomada tras una reunión extraordinaria del Gabinete, presidida por el primer ministro Tony Blair para tratar la crisis.

æpermil;sta ha comenzado a influir en el modo de vida de los ciudadanos, que ayer vieron cómo se repetía una historia de triste recuerdo ocurrida a finales de los años sesenta. Entonces y ahora, y por las mismas causas, una epidemia de fiebre aftosa, se suspendieron las carreras de caballos.

El Jockey Club, organismo que regula estas pruebas hípicas, comunicó la suspensión en todo el territorio de las carreras al menos hasta "el 7 de marzo".

La vecina Irlanda secundó esta medida y fue más lejos, requiriendo que el partido de rugby del próximo sábado entre Irlanda y País de Gales, que debía celebrarse en Cardiff dentro del Torneo de las Seis Naciones, se pospusiera.

La petición fue atendida. El Gobierno irlandés estaba especialmente preocupado por el hecho de que algunos de los 10.000 aficionados que se preveía fueran a Cardiff, pudieran ser fuente de contagio al regresar a Irlanda. Otros encuentros previstos entre equipos de ambas naciones fueron suspendidos. La enfermedad no afecta a los humanos, pero éstos pueden ser portadores.

Las carreras de galgos también han quedado anuladas hasta que se aclare la situación.

La Unión Europea también continúa vigilando muy de cerca la crisis, que llega en un momento especialmente inoportuno por el temor que ha originado entre los ciudadanos la enfermdad de las vacas locas.

El comité veterinario de la Unión Europea amplió también hasta el próximo 9 de marzo la prohibición al Reino Unido de exportar cualquier tipo de animal.

Medidas en Europa

Otros países europeos que habían importado animales de Gran Bretaña se han visto obligados a sacrificarlos. Ayer, Francia anunció que se verá forzado a eliminar 20.000 ovejas importadas desde el 1 de febrero.

Por el momento, París ha decidido retirar más de 1.600 ovejas que habían tenido contacto con corderos británicos en situación de riesgo. Otros miles de animales importados del Reino Unidos han sido ya eliminados en Alemania, Holanda y España. En todos los casos con carácter preventivo pues en el continente no se ha detectado ningún caso.

En las islas británicas han sido sacrificados ya 7.000 animales, de los cuales 1.800 vacas, 1.600 cerdos y el resto corderos. El país ha visto cómo se cortaban las comunicaciones con el mundo rural para intentar evitar como sea que el virus se propague de una forma que suponga la ruina de toda la ganadería.

En cualquier caso, la carne británica sufrirá una severa caída en sus exportaciones. Países como Canadá y Estados Unidos se han apresurado a declararla no apta, y tardará tiempo hasta que el Gobierno de Blair consiga convencer a la comunidad internacional de que no hay peligro.

Incluso en América ha comenzado a vacunarse masivamente al ganado contra la fiebre aftosa. Ayer, Argentina anunció que planeaba vacunar a 11 millones de reses, lo que supone el 20% del total.

 

Agricultura ultima otro conjunto de ayudas para los ganaderos

Arias Cañete anuncia que el ICO abrirá una línea de crédito

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, anunció en Bruselas que el Gobierno aprobará un paquete de medidas de apoyo al sector ganadero, aunque insistió en que el grueso de las ayudas para compensar a los productores deberá venir del Presupuesto comunitario.

El paquete de medidas, que no ha sido cuantificado económicamente, será aprobado posiblemente en el Consejo de Ministros del próximo viernes. Según explicó el ministro, se basará en las posibilidades de financiación con cargo a préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y medidas similares a las que se ponen en marcha cuando hay catástrofes naturales que perjudican las explotaciones agrícolas.

No obstante, Arias Cañete afirmó que España "no tirará la toalla" y seguirá insistiendo en pedir ayudas directas a los productores con cargo al Presupuesto comunitario, tal como se hizo en 1996 con la primera crisis de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) que surgió en Reino Unido.

Arias Cañete afirmó que "aún hay margen" para dar ayudas a los productores dentro del Presupuesto comunitario, ya que existen 500 millones de euros, procedentes de la depreciación de la moneda única frente al dólar cuando se elaboró el Presupuesto comunitario. Además abogó por utilizar los ahorros que se produzcan en otras organizaciones comunes de mercado (OCM), como la de la leche, ya que, precisamente debido a la crisis, se espera una reducción de la producción de este sector. "La situación no es la misma que había en Niza", añadió, en referencia al Consejo Europeo del pasado diciembre, en el que los jefes de Estado y de Gobierno se pronunciaron en contra de revisar las perspectivas.

Arias Cañete hizo estas declaraciones tras un Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea en el que los Quince mostraron "posiciones muy enfrentadas" respecto al paquete de siete medidas propuesto por el comisario Fischler para sostener el mercado del vacuno tras la fuerte caída de precios.

Grandes diferencias

Las medidas, dirigidas a reducir la producción de vacuno y fomentar una ganadería extensiva, han puesto de manifiesto grandes diferencias entre los Quince.

Según distintas fuentes, países como Alemania han criticado algunas medidas de extensificación. "En la PAC, las cosas no van a volver a ser lo que eran y, cuando haga propuestas, la Comisión va a tener que poner mucha imaginación", dijo Arias Cañete.

No obstante, el ministro precisó que las divergencias entre los Quince se refieren a las medidas de apoyo al mercado, mientras que en lo relativo a la protección de la salud todos están de acuerdo en que las acciones deben ser de ámbito comunitario.

Arias Cañete defendió en el Consejo la posición española de que la destrucción de reses con más de 30 meses sea la medida fundamental para retirar definitivamente la carne del mercado.

Fischler presentó al Consejo una propuesta para que, a partir del 1 de julio, o antes, si hay capacidad de examinar todos los animales, la car-ne de estas reses pueda almacenarse y destinarse a otros usos, como ayuda alimentaria a países que lo soliciten.

Arias Cañete mostró su acuerdo con la propuesta de eliminar el techo a la intervención del vacuno, actualmente situado en 350.000 toneladas, para evitar la puesta en marcha de una red de seguridad, que tiene un cos-te mucho mayor.

Según los datos presentados por la Comisión Europea, hasta el 16 de febrero pasado el precio de la vaca en España ha caído un 32,7% desde el inicio de la crisis, prácticamente al mismo ni-vel que en Austria (-32,8%), pero por debajo de Alemania, que ha registrado la mayor caída de precios (-38,7%) para esta categoría de carne.

Menor consumo

En España el precio del vacuno macho joven ha cedido un 26,7%, y el de los novillos, un 27,8%. La media comunitaria muestra un descenso del 27,1% en el precio del vacuno joven, 2,9% en el caso de los bueyes, 27,3% en la carne de vaca, 16% en la de novillos y 22,5% en la de los terneros.

En cuanto al consumo, en el conjunto de la UE ha caído un 28% desde el inicio de la crisis. Los mayores descensos se registran en Alemania (-50%) e Italia (-45%), segui-dos por Grecia y España, con un 40% de reducción.

Por otro lado, las autoridades sanitarias finlandesas han detectado un posible caso de EEB. El animal fue sacrificado el pasado viernes, y está siendo sometido a los análisis pertinentes.

En cuanto a la granja a la que pertenecía la vaca sospechosa, ha sido puesta en cuarentena. Junto a Suecia y Austria, Finlandia era has-ta ahora uno de los tres únicos países de la Unión Europea que permanecían libres del mal de las vacas locas.

 

La UPA recurre ante la Audiencia Nacional el certificado de la carne

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Fernando Moraleda, presentó ayer un recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional contra la normativa que impone a los ganaderos la obligación de certificar el estado sanitario de los animales que llevan al matadero, una de las medidas extraordinarias establecidas por la Administración para combatir el mal de las vacas locas.

"Pensamos que este certificado introduce más alarma que garantías adicionales", dijo Moraleda, ya que el consumidor "sabe que el ganadero no tiene una capacidad técnica adecuada para poder realizar esta observación".

Moraleda señaló que esta normativa pretende convertir a los ganaderos en veterinarios, "pensando más en culpabilizar a los ganaderos que en erradicar la encefalopatía espongiforme en nuestro país". La actuación de la UPA ante la Audiencia Nacional tiene como primer objetivo la suspensión cautelar de la norma hasta que el tribunal se pronuncie sobre su legalidad.

 

La UE amplía el embargo al ganado británico por el brote de fiebre aftosa

El Comité Veterinario Permanente de la Unión Europea (UE) extendió ayer, hasta el 9 de marzo, el embargo a las exportaciones británicas de ganado con el fin de evitar una mayor propagación de la fiebre aftosa.

Los expertos veterinarios volverán a analizar la situación en una reunión que celebrarán los días 6 y 7 de marzo para determinar si mantienen el cierre de las exportaciones británicas.

Un comunicado del Ejecutivo comunitario señaló que la prórroga acordada ayer fue propuesta por la Comisión Europea, que es la encargada de aprobar la medida formalmente, informa Efe.

La Comisión decidió el pasado 21 de febrero cerrar los envíos de ese país, hasta el 1 de marzo, en espera de la opinión de los representantes veterinarios de la UE reunidos ayer. Los primeros brotes de la enfermedad se detectaron el día 20 y desde entonces el número de casos asciende a 17 en el Reino Unido.

Por su parte, Francia decidió ayer el sacrificio de 20.000 ovejas importadas del Reino Unido por temor al contagio de la fiebre aftosa.