El personal laboral de embajadas protesta por su régimen fiscal

El personal laboral de las embajadas de España en Oslo y Copenhague inició ayer su segunda semana de huelga indefinida para reclamar a la Administración que restablezca los criterios de tributación anteriores a enero de este año y se les permita tributar en España y no en los países donde están destinados. El objetivo de la huelga es evitar que el poder adquisitivo de sus sueldos se vea afectado por la fuerte carga impositiva existente en Noruega y Dinamarca.

Según explicó a Europa Press el portavoz de la Federación de Servicios Públicos del Exterior de UGT, Pablo Araújo, la reciente modificación de los convenios para evitar la doble imposición ha provocado que el personal laboral español de estas representaciones diplomáticas -unos 60 trabajadores- haya pasado a tributar a las Haciendas locales y, por tanto, haya visto reducida la capacidad adquisitiva de sus sueldos en aproximadamente un tercio. El representante sindical argumenta que, tanto Noruega como Dinamarca, además de poseer un alto nivel de vida, tienen fiscalidades de las más elevadas del mundo y aplican unas retenciones con cargo al IRPF de entre el 45% y el 63%.

En este sentido, la principal reivindicación es que, o bien se cambie de criterio y estos trabajadores vuelvan a tributar en España como personal desplazado, o bien se les suba el sueldo, una solución que, según Araújo, no es la idónea, porque este dinero tendría que salir de la arcas del Estado español para pagar im-puestos en Noruega y Di-namarca.