La CE adjudica a España el programa de ayuda a los refugiados saharauis

La Oficina Humanitaria de las Comunidades Europeas ha adjudicado a Expansión Exterior el primer Programa de Ayuda a los Refugiados Saharauis que sale a licitación internacional. El contrato alcanzará los 350 millones de pesetas.

Coincidiendo con el 25 aniversario de la salida efectiva de España del Sáhara occidental, que se cumplió ayer, la Oficina Humanitaria de las Comunidades Europeas (ECHO) ha adjudicado a la empresa pública española de comercio exterior, Expansión Exterior, una parte sustancial del primer Programa de Ayuda Humanitaria a los Refugidados Saharauis en Tinduf (Argelia) que ha salido a licitación pública internacional.

El programa, promovido por las ONG Solidaridad Internacional, Movimiento por la Paz y Paz y Tercer Mundo, adjudicó el pasado 15 de este mes siete lotes de alimentos y material de primera necesidad por un importe global de tres millones de euros (499,1 millones de pesetas), de los que cuatro, por importe de 1,82 millones de euros (303,0 millones de pesetas), se concedieron a Expansión Exterior como titular de una oferta que agrupa a cuatro pymes españolas que serán las suministradoras del producto.

Los lotes adjudicados a la oferta española incluyen 372 toneladas de atún en conserva, 20 toneladas de té verde, 1.400 toneladas de pienso avícola y 1.500 tiendas de lona. Los responsables de la ECHO han comunicado a Expansión Exterior que el excedente de recursos derivado de la rebaja de los precios producida en la licitación se va a adjudicar a nuevas compras de atún y tiendas de campaña, lo que elevará la participación española en el programa a 2,1 millones de euros (350 millones de pesetas), equivalentes al 70% del presupuesto total.

La importancia de esta adjudicación, aparte del hecho de ser la primera de este tipo que la CE saca a concurso internacional, reside en la oportunidad que abre a las pymes españolas para participar en los programas de ayuda humanitaria, caracterizados por su complejidad, tanto en la tramitación de las ofertas como en la realización del suministro, y por la exigencia de unas garantías de muy difícil cobertura para las pequeñas empresas.

En este sentido, el papel de Expansión Exterior se concreta en la titulación de la oferta, asumiendo las gestiones previas y posteriores a la adjudicación, la logística y el transporte de los materiales, la aportación de las garantías exigidas y el seguimiento de la operación ante el Departamento de Compras de la ECHO.

De esta forma, las pymes suministradoras, que generalmente desconocen los programas comunitarios, acceden a operaciones de comercio internacional funcionando como si se tratara de transacciones interiores.