Trabajo apoya endurecer la definición legal de accidente laboral

El Ministerio de Trabajo ve con buenos ojos la posibilidad de modificar la actual definición de accidente laboral, para excluir de ella todos aquellos casos que la empresa no podría haber evitado con una acción preventiva. Así lo explicó ayer el secretario general de Empleo, Juan Chozas, que puso como ejemplo casos de fallecimientos por infarto o cualquier otra causa imposible de evitar por parte de las empresas.

No obstante, Chozas, que presentó ayer el balance de siniestralidad laboral de 2000, precisó que este cambio debererá estudiarse en la mesa tripartita en la que Gobierno, sindicatos y empresarios estudian cómo atajar los altos niveles de siniestralidad laboral.

Este cambio en la legislación se traduciría en una reducción del número de accidentes, sobre todo mortales, de las estadísticas oficiales.

Según los cálculos facilitados ayer por Chozas, de las 1.130 muertes por accidente laboral (sin contar los 445 fallecimientos producidos en el traslado de ida o vuelta al trabajo) registradas el pasado año, un 30% obedeció a "causas no traumáticas" (infartos, derrames y otras causas médicas no directamente relacionadas con el trabajo).

El pasado año se registraron 1.004.454 accidentes laborales con baja, incluyendo los 69.180 in itínere (en el camino de ida o vuelta), lo que supone un incremento del 7,9%. De ellos, en torno al 98,5% fue de carácter leve, siendo, sin embargo, los que más aumentaron.

En 2000 se registró un total de 1.575 muertes por accidente laboral (445 de ellas in itínere), tres fallecidos más que en 1999. Pese a este dato, los accidentes mortales no aumentaron al mismo ritmo que el número de nuevos trabajadores. Esto hizo que la incidencia de este tipo de accidentes (número de fallecidos por cada 100.000 trabajadores) descendiera cuatro puntos el pasado año.

Los lunes, más accidentes

Chozas aportó algún detalle, desconocido, como que los lunes es el día de la semana que más accidentes se producen (el 24%), si bien son los más leves. Por el contrario, los accidentes más graves y los mortales se concentraron en los viernes y los fines de semana.

Además, el riesgo de tener un accidente laboral es tres veces superior en los trabajadores con contrato temporal y en la misma medida más frecuente en los hombres que en las mujeres.

Casi uno de cada tres accidentes se produjo por "sobreesfuerzos".