La banca británica se hace fuerte para salir al exterior

Abbey National aún no sabe quién será su novia, Bank of Scotland o Lloyds TSB. Pero la situación de las negociaciones es representativa de una banca en proceso de concentración.

Al contrario de lo que ocurre en los países de la zona euro, en el Reino Unido cada año se complica más el organigrama con la aparición de nuevos bancos. Este fenómeno obedece a la salida al mercado de las building societies, los antiguos operadores en préstamos hipotecarios, como Halifax, Northern Rock y Alliance & Leicester.

Para algunas de estas entidades, su salida a Bolsa representa un paso transitorio a la espera de que salga una oferta de fusión de algún banco que quiera potenciar su negocio hipotecario. æpermil;ste fue el caso de Woolwich, absorbido en verano por Barclays en una OPA de 1,51 billones de pesetas.

La adquisición de NatWest por el Royal Bank of Scotland, accionista del BSCH, a principios de 2000, tuvo algo de precursor. Fue la primera vez que uno de los grandes bancos absorbió a uno de sus rivales con una OPA hostil. Roto el hielo, el mercado especula con la posibilidad de que Lloyds TSB siga los pasos de su competidor escocés en caso de no poder sellar un acuerdo amistoso con Abbey National.

La pasada semana, Lloyds pidió el visto bueno del regulador de la competencia británico. Mientras tanto, continúan las negociaciones de Abbey y Bank of Scotland, el prometido oficial de la entidad hipotecaria. El regulador tiene hasta el día 2 de febrero para emitir su dictamen, en el que puede dar luz verde o remitir el caso a la Comisión de la Competencia.

Límites legales

La Comisión fija un tope del 25% de cuota de mercado para un solo banco en cada una de las áreas de negocios más importantes como cuentas corrientes, pymes y créditos hipotecarios.

Una fusión Lloyds-Abbey rebasaría este límite, al menos en el negocio de cuentas corrientes. Por lo tanto, está por ver si las autoridades hacen la vista gorda a esta infracción, y así satisfacer las demandas de la City que reclama una banca con mayor capacidad de competir en el extranjero.

Los analistas opinan que dentro de pocos años el mapa bancario volverá a quedarse reducido a cuatro grandes, además de algunas pequeñas entidades regionales. Una vez definido el reparto del mercado doméstico es cuando la banca británica puede pensar en el próximo paso, que es la internacionalización del negocio.

El Royal Bank y Lloyds TSB son dos de los bancos más rentables de Europa, cada uno con un ROE (rentabilidad sobre recursos propios) superior al 30%. HSBC y Barclays rozan cotas de rentabilidad similares. Pero el negocio doméstico se hace cada vez más competitivo y los márgenes se van estrechando.

Por eso, salir al exterior cada vez se hace más necesario para estas entidades. Hasta el momento, Francia ha sido el país en el que se han fijado las entidades (HSBC compró el Credit Commercial, operación que se produjo en mediados de 2000).

Pero el precedente de la alianza Royal Bank of Scotland- BSCH puede impulsar contactos con España. De hecho, Lloyds TSB ya usa nuestro país como banco de pruebas para su filial por Internet, Evolvebank.

 

Abbey se retira de los seguros generales

El banco hipotecario Abbey National anunció ayer que dejará de emitir pólizas de hogar y automóvil y comenzará a vender seguros de otras compañías, para así aumentar su rentabilidad.

La entidad, que está en negociaciones de fusión con Bank of Scotland, ofrecerá a sus 15 millones de clientes los productos de unas seis aseguradoras. Con esta medida, Abbey espera aumentar en un 40% el número de pólizas emitidas en sus 750 sucursales, hasta llegar a los dos millones.