Dimite el consejero de Agricultura de Fraga por las "vacas locas"

El conflicto de las vacas locas en España ya se ha cobrado la primera víctima política: el consejero gallego de Agricultura, Castor Gago, presentó anoche la dimisión a Manuel Fraga, acosado también por una moción de censura presentada por el Bloque Nacionalista Gallego. A nivel nacional continúa la presión sobre la ministra de Sanidad, con peticiones a Aznar de que siga el ejemplo alemán, país donde han cesado los titulares de Sanidad y Agricultura, y donde se ha dado un giro radical a la política de producción ganadera y a la sanidad animal. Las críticas a Villalobos parten incluso de los consejeros autonómicos del PP. Por otra parte, hoy se decidirá la incineración de las harinas.

El conselleiro de Agricultura de la Xunta de Galicia, Castor Gago, presentó anoche su dimisión en una reunión improvisada del Ejecutivo autonómico, informó el secretario general de Relaciones con los Medios Informativos, Jesús Parga. Gago se convierte así en la primera víctima de la crisis de las vacas locas en España. Pero prosigue la fuerte presión política sobre la titular nacional de Sanidad, Celia Villalobos. La recomendación de la oposición a Aznar es que siga el ejemplo alemán, donde han dimitido dos ministros y el canciller Schröder ha cambiado toda la política ganadera y de salud animal.

En Galicia, el portavoz de la Xunta señaló que el presidente de la misma admitió la dimisión de Gago, ya que éste entiende que es "la mejor manera de salir de este pequeño atolladero", creado tras el entierro masivo de vacas en el Ayuntamiento coruñés de Mesía. El conselleiro de Relaciones Institucionales, Juan Miguel Diz Guedes, será nombrado nuevo titular del departamento.

La ceremonia de la confusión en que ha derivado el problema de las vacas locas en España tras las contradictorias manifestaciones de los ministros de Agricultura y Sanidad en los últimos días, empieza a salpicar La Moncloa. Los responsables autonómicos, incluidos los de comunidades gobernadas por el Partido Popular, se sumaron ayer a la oposición y a las asociaciones de agricultores y ganaderos en sus críticas contra Celia Villalobos, mientras que desde el PSOE se exigía al presidente Aznar el relevo de los ministros responsables.

Así, el secretario de organización del PSOE, José Blanco, calificaba ayer de "espectáculo lamentable" la actuación del Ejecutivo por el caso de las vacas locas y recomendaba a José María Aznar que tome ejemplo de Alemania y afronte "de manera inmediata" su primera crisis de gobierno.

Presión a Villalobos

Durante una rueda de prensa celebrada en Oviedo, el dirigente socialista afirmó que la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, "ha demostrado una vez más que no sabe de sanidad ni de cocina, por lo que debería asumir su responsabilidad". Tras asegurar que en este asunto se ve el "espectáculo lamentable de un Gobierno que ha estado de vacaciones pese a la preocupación de ganaderos y consumidores" y que cuando vuelve "lo hace sin tener una posición común", Blanco reclamó la puesta en marcha de un plan de Estado.

En este sentido, el Grupo Socialista del Congreso presentaba, también ayer, una proposición no de ley en la que se recogen las propuestas realizadas por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, entre las que destacan la propuesta de crear una comisión interministerial para estudiar la encefalopatía espongiforme bovina y sus consecuencias, y la puesta en marcha de un plan nacional de financiación para compensar a los ganaderos y las industrias afectadas.

La consejera valenciana de Alimentación, María Ángeles Ramón-Llin, aseguró que las declaraciones de Villalobos "únicamente han creado alarma social y hacen un gran daño al sector, además de dar la sensación de que el Gobierno no se preocupa, y es todo lo contrario".

Insinuó asimismo que no existe coordinación entre Sanidad y Agricultura, mientras que sí existe en las comunidades autónomas. Admitió que la gestión de agricultura en esta materia es bastante aceptable.

Presentada la querella

El consejero catalán de Sanidad, Eduard Rius, aseguró ayer que Villalobos se ha precipitado recomendando no utilizar huesos de ternera y al anunciar que estudia la posibilidad de prohibir la venta de los huesos del espinazo del vacuno. El responsable de Castilla y León, José Valín, aseguró que la ministra de Sanidad "debe reformar antes la ley y luego hablar, porque hay que tener en cuenta que cuando habla un ministro es como si estuviera leyendo en voz alta el boletín oficial".

Por otra parte, La organización agraria Asaja Extremadura presentó ayer en un juzgado de Cáceres una querella criminal contra la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, y solicita en ella una indemnización de 25.000 millones.

 

Los pagos por lucro cesante pueden llegar a 150.000 pesetas

J. C. Blanco Madrid

Las cantidades ofrecidas por el Gobierno para costear el lucro cesante a las explotaciones ganaderas afectadas por la enfermedad de las vacas locas no cubren siquiera los precios que obtendrían en el mercado normalizado los animales sacrificados. "Con el lucro cesante se va a compensar el precio ofrecido por el Gobierno que está muy por debajo de los precios del mercado", dice Julio López, de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos en Castilla y León.

En algunos casos las cantidades serían hasta un 40% inferiores en rendimiento cárnico y hasta un 45 en rendimiento lechero.

Así, las regiones con casos de encefalopatías han aplicado medidas ya existentes en otros países europeos: "gran parte de los Estados miembros que padecen esta epizootia lograron amparar a sus ganaderos con medidas que recogen tanto el daño emergente como el lucro cesante", explica el Diario Oficial de Galicia.

A falta de un último ajuste de acuerdo con los representantes de los agricultores, las indemnizaciones complementarias a las ayudas del Gobierno central serían, en vacuno de leche, de 25 pesetas por litro de leche durante nueve meses, que según un cálculo de producción media regional sería de 150.000 por animal. También percibirá el vacuno de leche una cantidad de 45.000 pesetas por cada una de las reses con alto valor genético.

El vacuno de rendimiento cárnico sería igualmente beneficiario de estas 45.000 pesetas en caso de calidad genética, además de 20.000 pesetas por vaca durante dos meses.

El Gobierno estableció baremos de indemnización para el vacuno de aptitud cárnica de 60.000 pesetas hasta 3 meses, de 150.000 hasta 12 meses, de 180.000 hasta 24 meses, de 215.000 hasta 10 años y de 125.000 para animales mayores de esa edad. Para los bovinos de aptitud lechera, las ayudas serían de 55.000 pesetas para vacas menores de 3 meses, de 107.000 hasta 12 meses, de 180.000 hasta 24 meses, de 230.000 hasta 96 meses, de 165.000 hasta 10 años y de 115.000 para el vacuno de más edad.

 

El laboratorio de Zaragoza pide 400 millones más para atender la demanda

El centro contará con nuevos equipos de investigación

Agencias Zaragoza

El rector de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, cifró ayer en cerca de 400 millones de pesetas la inversión necesaria para ampliar y mejorar las instalaciones del laboratorio de referencia del estudio de encefalopatías que dirige el catedrático Juan José Badiola.

Pétriz explicó a la prensa que en estos momentos se "está gestionando la firma de un convenio con Agricultura" y mantienen contactos con la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón "para que en los próximos días se pueda concretar las acciones de mejora de este laboratorio".

El rector señaló que ya comenzaron los trámites para adquirir algunos de los equipamientos para el centro, que ha confirmado los cinco casos de encefalopatías espongiformes, el denominado "mal de las vacas locas", detectados hasta ahora en España. Pétriz destacó la actitud de "colaboración" mostrada por el Ministerio de Agricultura.

El director del laboratorio del Centro Nacional de Referencia, Juan José Badiola, señaló ayer que hasta ahora no se ha demostrado que la médula ósea sea peligrosa, "ni un riesgo para la salud".

 

Los veterinarios aseguran que retirar el espinazo no tiene fundamento

El Consejo de Investigaciones Científicas sí ve riesgo

Cinco Días Madrid

El presidente de la Confederación Española de Facultades de Veterinaria, Manuel Rodríguez, afirmó ayer, en declaraciones a Europa Press, que la prohibición de la venta de espinazo que está estudiando el Gobierno "no tiene fundamento".

A su juicio, este hueso no se puede considerar sustancia de riesgo de transmisión de la variante humana de las vacas locas, sino la médula espinal. Esta sustancia, apunta, se retira "en todos los mataderos". Señaló que esta enfermedad tiene un periodo de incubación de cuatro años, por lo que, teniendo en cuenta que la carne de vaca consumida en España procede principalmente de ganado añojo (de menos de 18 meses), el riesgo de transmisión a humanos es "mínimo", destaca.

El profesor Guillermo Jiménez, del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC, por contra, asegura que los huesos del espinazo de las vacas "podrían estar contaminados".