mercado financiero Ampliar foto

Los bancos han cerrado 6 oficinas al día desde que comenzó la crisis

Desde 2008 las entidades han despedido a 81.575 empleados

Este año ya hay planes para cerrar un mínimo de 800 locales

La sobrebancarización sigue siendo una de las asignaturas pendientes de las entidades financieras españolas. Eso es al menos lo que asegura el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que considera que hay demasiados bancos con muchas oficinas, lo que representa un elevado coste operativo. La rentabilidad se ve afectada por ello, más en tiempos en los que los bajos tipos de interés siguen presionando la cuenta de resultados de la banca.

Al cierre del pasado ejercicio bancos, antiguas cajas de ahorros y cooperativas de crédito cerraron 2.280 oficinas (un año antes cerró 912 sucursales), un 7% del total de las existentes, o lo que es lo mismo la desaparición de seis oficinas al día (el número se eleva a 28.807). Esta cifra supone aumentar y acelerar los planes de ajuste que colean en el sector después de dos años en los que el número de cierres era más moderado y tras acometer una dramática reestructuración desde 2008 a 2013, como consecuencia de las necesidades de sanear el sector financiero. 2013, de hecho, fue el ejercicio con un mayor ajuste, 4.153 sucursales menos, el 32,7% de los cierres.

Si solo se tiene en cuenta bancos y antiguas cajas de ahorros, los cierres suman 2.038 sucursales, con lo que se quedan en 24.546, según datos de un estudio de las antiguas cajas de ahorros. Desde que se inició la crisis financiera y económica en 2008 y hasta finales de 2016, el sector financiero clausuró más de 17.000 locales de banca, el 40% de las sucursales existentes hace algo más de ocho años. Y se ha destruido 81.575 empleos al pasar de los 270.855 trabajadores en el sector en 2008, el año con mayor número de oficinas y plantilla, a los 189.280 con los que se cerró el pasado año, un 30% del total existente en 2008. Tan solo el año pasado la salida neta de trabajadores en el sector fue de 8.550, lo que representa un recorte del 4% del total.

CC OO, sindicato mayoritario en el sector financiero, critica la reforma del sector y matiza el informe del FMI. Asegura que la reforma financiera “ha tenido consecuencias no evaluadas desde la perspectiva macroeconómica del FMI”, y añade que el “incremento de clientes excluidos del sistema financiero y del acceso al crédito, se ha visto favorecido por la drástica reducción de oficinas bancarias, siendo las personas desempleadas, las pymes y, en otro sentido las zonas rurales, ejemplos claros de este problema”.

Pero la reforma del sector financiero seguirá. De momento, Bankia y BMN se encuentran en proceso de fusión, y aunque las duplicidades entre las redes de ambas entidades es pequeño, se espera que como mínimo se cierre un centenar de sucursales.

Ibercaja mantiene negociaciones con los sindicatos para cerrar 160 oficinas y despedir a más 686 empleados. BBVA ya ha anunciado la clausura de 261 sucursales como mínimo durante el presente ejercicio. Pero la idea del banco que preside Francisco González es seguir recortando número de sucursales, ante el avance de la utilización de la banca digital y la necesidad de reducir costes para mejorar la rentabilidad.

Santander no tiene previstos nuevos cierres, aunque el mercado no descarta otros ajustes tras la salida de casi 1.400 empleados en 2016 en España y el cierre de 450 oficinas. Lo mismo sucede con Popular, cuyo futuro está aún por definir, al desconocerse si seguirá independiente o deberá abordar una fusión. En el grupo Unicaja también se prevén nuevos despidos y cierres de oficinas. Sabadell ha anunciado el cierre de 250 locales, el 12% del total de su red. De momento, hay plantes confirmados para cerrar otras 800 sucursales este año, como mínimo, cifra que con casi toda seguridad se ampliará. Así, el número de sucursales de bancos, antiguas cajas y cooperativas de crédito en España se situará a niveles de 1981.

Pese al recorte de plantilla y sucursales del pasado año el ratio de eficiencia empeoró en tres puntos al situarse en el 54%, según datos de Funcas. La cuenta de resultados de la banca española, mientras, se va recuperando como consecuencia de una mejora de la economía española. La morosidad desciende, con lo que las provisiones bajarán, los costes también se están reduciendo, y los tipos de interés, aunque aún ultrabajos la comercialización de más hipotecas a tipos fijos y el aumento del crédito al consumo influirán en aminorar la presión sobre los márgenes.

Los beneficios de la banca, de cualquier forma, siguen apoyándose en los resultados por operaciones financieras (conocidos en la jerga como ROF). BBVA España su ROF supone el 248,1% de su resultado final, que fue de 316 millones de euros. En el caso de Liberbank el ROF representa el 268,22% de su beneficio total, y en Ibercaja suma el 118,61.

Normas
Entra en EL PAÍS