Terrorismo
El autobús del Borussia Dortumund, con el impacto provocado por las tres explosiones.
El autobús del Borussia Dortumund, con el impacto provocado por las tres explosiones.

El atentado contra el Borussia Dortmund pretendía sacar provecho en Bolsa

El sospechoso apostó en contra de la cotización del equipo alemán

La explosión afectó al defensa español Marc Bartra

La policía alemana ha arrestado al sospechoso de detonar tres bombas dirigdas contra el autobús del Borussia Dortmund. El joven, de 28 años, pretendía sacar provecho de la caída bursátil de la cotización de las acciones del equipo alemán.

El fiscal que investiga el caso ha explicado en un comunicado que el sospechoso, con doble nacionalidad alemana y rusa e identificado como Segei V., había comprado opciones sobre acciones del Borussia Dortumnd antes del ataque.

Evolución de la cotización bursátil del Borussia Dortmund.
Evolución de la cotización bursátil del Borussia Dortmund.

Las explosiones alcanzaron al autobús del equipo cuando se dirigía a su estadio para jugar un partido de Champions League contra el Monaco, el pasado 11 de abril. El atentado provocó heridas en una mano al defensa español Marc Bartra y obligó a posponer el partido un día.

Los investigadores han revelado que SergeiV. invirtió dinero para comprar 15.000 opciones put que le permitían beneficiarse de una caída posterior de la cotización de las acciones del equipo alemán. El individuo había pedido un crédito al consumo una semana antes para disponer de los fondos.

"Si las acciones del Borussia Dortmund hubieran caída con fuerza, el beneficio habría permitido multiplicar varias veces la inversión inicial", ha explicado el fiscal.


Salida a Bolsa

En octubre de 2000, el Borussia se convirtió en el primer club alemán en cotizar en Bolsa. Sus títulos se pueden comprar y vender en la Bolsa de Fráncfort.

El día del atentado contra el autobús del equipo, las acciones de Borussia cotizaban a 5,71 euros. Desde entonces, su valor ha llegao a caer más de un 6%, pero fundamentalmente por la eliminación del equipo en Champions League.

El sospechoso ha sido detenido en Tubingia, en el suroeste del país. Se enfrenta a cargos por intento de asesinanto, lesiones graves y provocar explosiones.

En marzo, el sospechoso reservó una habitación para el periodo del 9 al 13 de abril (los días del partido contra el Monaco) justo en el mismo hotel donde se hospedaban los jugadores del Borussia Dortmund. Durante varios días conmpartió hotel con ellos.

La Fiscalía recuerda que los tres artefactos explosivos fueron colocados en un arbusto en un tramo de doce metros en el recorrido del autobús en el que se iban a trasladar los jugadores del Dortmund y fueron activados por control remoto y de manera separada.

Según el comunicado, el primer y el tercer artefacto se encontraban ubicados cerca del suelo, mientras que el del medio había sido colocado aproximadamente un metro por encima, una altura demasiado elevada que reduce el alcance del mismo.

La Fiscalía precisa que el autobús del equipo no estaba acorazado, sino equipado con vidrios de seguridad y que en el momento del ataque circulaba a una velocidad de unos 23 kilómetros por hora.

El autobús resultó dañado tanto en la zona delantera como trasera, con varios cristales rotos, y en el reposacabezas del segundo asiento en la última fila quedó incrustado uno de los trozos de metal que contenían los artefactos.


Falsa reivindicación

En el lugar de los hechos, señala el comunicado, fueron hallados tres textos idénticos, en los que no se encontraron huellas dactilares, que apuntaban a motivos islamistas, aunque los expertos manifestaron serias dudas sobre un posible trasfondo yihadista.

El 13 de abril, las redacciones del diario Tagesspiegel y del grupo Welt/N24 recibieron un escrito que supuestamente confirmaba un trasfondo de extrema derecha, pero la Fiscalía subraya que por el momento nada parece indicar que el texto procediera del autor del atentado. EFE

Normas
Entra en EL PAÍS