El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE

Maduro lanza su ataque más duro contra Telefónica: vuelve la amenaza de nacionalización

El mandatario advierte al conjunto de las operadoras venezolanas

Movistar cuenta con 11,4 millones de clientes en el país

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cargó ayer con dureza contra Telefónica. En plena crisis política, el mandatario anunció que ha solicitado una investigación de la empresa, a la que acusó de haberse sumado a la “convocatoria golpista” contra el país. Es el ataque más duro que ha sufrido la compañía por parte de las autoridades políticas venezolanas en toda su trayectoria en el país.

En cadena obligatoria de radio y televisión desde un acto en Caracas, Maduro señaló que Movistar cada dos horas mandaba millones de mensajes a sus clientes, relacionados con la manifestación de los partidos de la oposición del miércoles, informa Efe. El mandatario, dijo que Movistar “debe saberlo, no es su función” e indicó que en esa “convocatoria golpista” en general en las redes se invirtieron más de 100 millones de dólares.

Con este discurso, Maduro parece estar lanzando una advertencia política a Telefónica y el conjunto de las operadoras para que no hagan ningún tipo de acción distinta, que pueda favorecer a la oposición. Y es que, según señalan fuentes conocedoras del proceso político en el país, el Gobierno controla todas las comunicaciones y tiene capacidad para bloquearlas a través de las redes de CANTV, el antiguo monopolio.

De igual forma, las palabras de Maduro han reabierto las especulaciones sobre una posible nacionalización de la filial venezolana de Telefónica. Unos rumores que han afectado a la empresa en repetidas ocasiones a lo largo de los últimos tiempos. El Gobierno de Nicolás Maduro y el de su predecesor Hugo Chávez han expropiado más de 1.400 empresas y activos privados desde su llegada al poder en 1999, según la confederación de industriales Conindustria.

Este jueves, General Motors (GM) anunció que ha dejado de operar en Venezuela después de que el Gobierno expropiase su fábrica. El grupo automovilístico estadounidense, que ha despedido a sus 2.700 trabajadores en el país tras la nacionalización, rechazó “las medidas arbitrarias tomadas por las autoridades y emprenderá decididamente acciones legales tanto fuera como dentro de Venezuela para defender sus derechos”.

En el caso de Telefónica, Venezuela no ha dejado de perder peso en las cuentas del grupo por culpa, especialmente, de la crisis económica en la que está envuelto el país con el consiguiente hundimiento del bolívar frente al euro y el dólar. Una situación que ha obligado a la teleco a realizar fuertes saneamientos y provisiones en los últimos años. El último saneamiento tuvo lugar en 2016, y superó los 124 millones.

En 2016, Telefónica registró en Venezuela unos ingresos de 432 millones de euros, cifra que apenas supuso un 0,8% del total del volumen de negocio, y un ebitda de 111 millones, el 0,7% del total. En 2010, los ingresos de Telefónica en el país sudamericano ascendieron a 2.318 millones de euros, casi un 4% del total del grupo.

La empresa cuenta en el país con 11,49 millones de clientes, de los que 10,40 millones son usuarios de telefonía móvil.

Normas
Entra en EL PAÍS