Aceite de palma
Planta de producción de aceite de palma en Kuala Lumpur.

Alcampo se prepara para eliminar el aceite de palma de su marca

La cadena de supermercados estudia con sus proveedores alternativas

En los casos que no sea posible usará aquel que tenga un origen sostenible

Uno de los ingredientes más polémicos de los últimos meses está siendo el aceite de palma. Criticado por su proceso de producción y por su contenido en grasas, los distribuidores se están preparando para eliminar este producto de sus lineales. Uno de los más decididos a hacer este cambio es Alcampo.

La cadena, del grupo francés Auchan, ha comenzado a estudiar con sus proveedores las posibles alternativas al uso de este producto. Explican desde la compañía que el objetivo es eliminarlo de toda su marca propia y, en caso de no ser posible, utilizar aquel que tenga el origen sostenible garantizado.

El grupo limita el estudio a sus marcas propias, puesto que queda fuera de su alcance las marcas de fabricante. La compañía tiene cuantificado el número de referencias que se ven afectadas por este ajuste, si bien no hacen pública esta información.

Al igual que pasara hace unos meses con el pescado panga, la creciente preocupación de los consumidores hacia estos productos está impulsando al cambio en la distribución. Según explica elconfidencial.com, otras cadenas como Dia, Eroski o Mercadona también estudian esta posibilidad.

El caso del aceite de palma es muy similar al del panga. Una de las principales críticas que se ha realizado hacia sendos productos ha sido su método de producción y su impacto medioambiental. En lo que respecta a este tipo de aceite, el más consumido a nivel mundial, está provocando la deforestación en países como Indonesia, lo que a su vez afecta a la fauna autóctona, según denunció hace ya siete años Greenpeace.

Sin embargo, las denuncias contra este producto van más allá de su origen poco sostenible. Se ha criticado el alto contenido en grasas saturadas, lo que no hace que sea la mejor alternativa nutricional para el consumo.

Normas
Entra en EL PAÍS