Congreso

PP y PSOE escenifican su acuerdo contra la pobreza energética

El acuerdo contra la pobreza energética incluye el compromiso de que el desarrollo esté listo en tres meses

Tras una reunión mantenida ayer en el Congreso de los Diputados, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, escenificaron el acuerdo al que han llegado para resolver la financiación del bono social de la tarifa eléctrica y prohibir los cortes de luz a consumidores “muy vulnerables”. En el último momento, Ciudadanos fue incluido en el pacto, pese a su escasa aportación, del que ha quedado excluido Podemos.

 El texto del real decreto ley que incluye estas medidas, al que ha tenido acceso CincoDías, se aprobará en el Consejo de Ministros de mañana viernes “o a más tardar el siguiente”, y será convalidado en el plazo de un mes. Se trata de una reforma “estructural” de la Ley Eléctrica, según Hernando. Por un lado, se establece que la financiación del bono social de la tarifa será financiado por las comercializadoras eléctricas en función de su cuota de clientes, según propuso el Gobierno y, por otro, se prohíbe los cortes de suministro a consumidores en situación de pobreza severa, tal como impuso el PSOE.

La primera medida se aplicará desde el momento en que se convalide el citado RDL, al margen de su posterior desarrollo reglamentario, pero en el segundo caso habrá que esperar a una larga y ardua reglamentación. Aunque –según explicó Nadal–, eltexto legal establece en una disposición que su desarrollo se hará en tres meses, no todos confían en que se pueda cumplir este plazo, pues en él participarán las comunidades autónomas (la intención es que éstas y los ayuntamientos paguen la mitad de las facturas impagadas y la otra mitad, las comercializadoras eléctricas) a través de la Conferencia de Presidentes.

Otros desarrollos, como la definición del nuevo bono social, que estará ligado a la renta, queda en manos del Gobierno. En este caso, Álvaro Nada se ha comprometido a consensuarlo también con los partidos de la oposición. Se trata, en su opinión, “de un sistema bien definido contra la pobreza” con una buena “base legal”. La nueva normativa debe recibir el visto bueno de la Comisión Europea, el Consejo de Estado y de la CNMC.

Podemos se ha quedado fuera del acuerdo, porque el Gobierno no recibió “ningún texto articulado, como hizo el PSOE”, indicó Nadal. Ello no ha impedido, sin embargo, que en el último momento se haya sumado C’s sin que el partido de Albert Rivera haya hecho más aportaciones concretas que el propio Podemos. Al parecer, estas se han limitado a que los usuarios en situación vulnerable, pero que no estén en el límite, se les dé de plazo para el corte no dos meses, sino cuatro. En otras palabras, se crea una nueva categoría de consumidor.

Para Antonio Hernando, la medida “es el principio del fin de la pobreza energética” y reconoció que queda pendiente un bono o tarifa social para los consumidores de gas. Por contra, el titular de Energía no quiso ir tan lejos y dijo que en el caso del gas, ya existe “la bombona de butano, que tiene un precio regulado”.

Una vez alcanzado el acuerdo, el Gobierno descarta, como prometió inicialmente, que el RDL se tramite como proyecto de ley. Según el ministro, el texto definitivo estaría listo ayer por la tarde y lo aprobará hoy la Comisión Delegada para Asuntos Económicos.

En él no figura la petición de las compañías eléctricas de que el bono sea financiado también por los grandes consumidores que adquieren directamente la electricidad en el mercado ni que no sean las matrices de las comercializadoras, sino estas directamente, las que lo paguen.

Sin embargo, han conseguido que se incluya la siguiente ventaja: las comercializadoras o distribuidoras “podrán aplicar recargos o afectar cargos que perciban de aquellos de sus clientes con suministros declarados como esenciales y estén en situación de morosidad”, según el RDL.

 

Una foto fija de lo que será la legislatura

La semana pasada, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, mantuvo una reunión con los representantes del PP, el PSOE y C’S para desbloquear su propuesta de real decreto ley de financiación del bono social. Según coincidieron ayer el propio Nadal y el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, “los socialistas habían hecho sus deberes y presentaron una propuesta muy articulada” para prohibir los cortes de luz a usuarios en situación de exclusión social. Concretamente, añadir entre los supuestos que impiden cortar el suministro (ahora limitado a organismos públicos) a consumidores muy vulnerables.

Una medalla para el PSOE que se suma a la que se ha colgado el Partido Popular:la de conseguir que los socialistas acepten que sean las comercializadoras eléctricas las que paguen el bono social (en un principio, pedían que fuese todo el sector eléctrico).

En esta situación, el aliado del Gobierno, Ciudadanos, quedaba completamente excluido de un acuerdo, en el que tampoco ha participado Podemos. La formación de Pablo Iglesias era partidaria de un gran acuerdo político sobre pobreza energética, con una articulación jurídica o económica posterior. Pese a los comentarios que circulaban ayer en los pasillos del Congreso, en Podemos no parecían ofendidos por la situación, pues es un reflejo de lo que puede ser la legislatura: si el PSOE está dispuesto a pactar medidas con el PP, el resto de partidos no tienen nada que hacer.

No lo vio así C’S, que, “en un ataque de cuernos” y para distinguirse de Podemos, pidió formar parte del acuerdo al que prácticamente no ha aportado nada. Aunque Álvaro Nadal les hizo un hueco, en la foto los protagonistas fueron él mismo y Antonio Hernando, acompañado de Pilar Lucio.

Normas
Entra en EL PAÍS