Comercio digital
Bolgú, una de las tiendas adheridas a la plataforma Manzaning en Barcelona.
Bolgú, una de las tiendas adheridas a la plataforma Manzaning en Barcelona.

Manzaning, una 'app' para revitalizar la tienda de barrio

Los horarios laborales o el ritmo de vida actual ha provocado que mucha gente haya dejado de comprar en la pequeña tienda de barrio y haya optado por las grandes superficies, “más impersonales”, según relata Eva Tomás, fundadora y consejera delegada de Manzaning, una app que pretende revitalizar el comercio de barrio. La aplicación permite a los usuarios conversar directamente con el tendero de su tienda de confianza y recibir la compra realizada donde solicite en menos de una hora. “No hay nadie más experto que este profesional para asesorar al cliente sobre su producto, cuál es la mejor oferta o cómo se cocina determinado plato”, continúa la emprendedora, que dice que con su aplicación la venta “es más humana. Por medio del diálogo directo se establece una relación personal de confianza que da lugar a una gran calidad en el servicio”.

La startup ha empezado a operar en Barcelona, con más de 500 establecimientos ya afiliados (de alimentación, farmacias, floristerías, papelerías, ferreterías, tintorerías, etcétera). Además de estar presente en los principales mercados de la ciudad, también opera con algunas tiendas de referencia de la capital catalana, como La Garriga, Farga, Lafuente, Camarasa, Casa Piera o Boldú.

El objetivo, como detalla Tomás, es llegar próximamente a Madrid y otras ciudades españolas. “Lo que buscamos con nuestra plataforma es ofrecer una alternativa a los pequeños comercios locales para que ganen en competitividad, que amplíen su clientela y darles una solución a la complicada logística personal de muchos consumidores”. En este sentido, para sus entregas, Manzaning ha optado por un modelo logístico externalizado. Sus proveedores son Paack y Shargo, dos compañías expertas en última milla y con presencia nacional, “lo que aporta gran flexibilidad y agilidad para la expansión que tenemos previstas a otras ciudades”, insiste la directiva. Esta indica que la previsión es ir aumentado el número de tiendas adheridas a la plataforma, que empezó a funcionar a finales del pasado año, y alcanzar los 10.000 pedidos el primer año. Manzaning no descarta dar el salto al mercado europeo.

¿Cómo funciona la app? Tras su descarga en el dispositivo móvil (está disponible en la App Store y en Google Play), el usuario debe elegir la categoría del producto, buscar las tiendas en el mapa que aparece y, vía chat o llamada telefónica, conversa con el tendero. Tras efectuar la compra, el pago se hace a través de la misma app (con pasarela de pago segura) y el pedido se recibe en el lugar y horario deseado. El precio de cada envío va de los 4,50 euros (si es en el plazo máximo de 1 hora) a los 2 euros si la entrega se hace a lo largo del día. Siempre que la tienda esté abierta, Manzaning funciona de manera ininterrumpida de 9 a 21 horas de lunes a sábados, mientras los domingos solo opera de 9 a 15 horas.

Manzaning, que ha cerrado una ronda de financiación de 150.000 euros, forma parte del startup desk de Osborne & Clarke y tiene como consultores a los fundadores de Emakers, que ofrecen asesoramiento a nivel operacional. Además, tiene el apoyo de Ogilvy Upcelerator, la aceleradora de startups creada en 2015 por OgilvyOne Barcelona, y del emprendedor en serie Diego Fernández.

Normas
Entra en EL PAÍS