_
_
_
_

Economía solivianta a los asesores financieros más pequeños con el veto a asesorar letras y derivados financieros

Hay 47 vehículos como EAFN y el sector no descarta que se produzca un proceso de consolidación

Laura Salces Acebes
El Ministro de Economía, Carlos Cuerpo.
El Ministro de Economía, Carlos Cuerpo.Kiko Huesca (EFE)

En enero entró en vigor una nueva figura de asesor financiero, las empresas de asesoramiento financiero nacional (EAFN), que solo pueden operar en el territorio nacional y a cambio cuentan con menores requisitos que el resto de las firmas de asesoramiento. De las casi 140 empresas que prestaban una actividad de asesoramiento financiero en España a cierre del año pasado, unas 47 se han reconvertido a la nueva modalidad y los cálculos del sector pasan por que dos tercios acaben bajo el paraguas de este nuevo vehículo en los próximos años.

La redacción de la nueva figura por parte del Ministerio de Economía –en vigor desde el 7 de enero– provocó algunas dudas en el sector sobre qué activos eran susceptibles de ser asesorados por las EAFN. Tanto desde la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi) como desde el Consejo General de Economistas se solicitaron aclaraciones a la CNMV sobre el texto y la posibilidad de realizar asesoramiento tanto sobre instrumentos del mercado monetario –letras del Tesoro y pagarés– y derivados cotizados, dado que hasta ahora sí que podían asesorar sobre ello al no haberse traspuesto aún la directiva europea en la que se basa la nueva figura. El supervisor respondió aseverando que “ni los instrumentos del mercado monetario ni los instrumentos financieros derivados [como las opciones o los futuros] (...) están comprendidos dentro de la definición de valores negociables del artículo 3.1.a) 3º del RD 814/2023 y, por lo tanto, las EAFN no pueden prestar su actividad de asesoramiento sobre tales activos”.

Una decisión que solivianta a algunos de los más pequeños al entender que les perjudica y que no se les permite asesorar correctamente a sus clientes institucionales –empresas de asesoramiento de inversión, ESI, e inversores profesionales– sobre un activo como las opciones o los futuros, que pueden ser utilizados para cubrirse de posibles riesgos del mercado, o sobre letras del Tesoro, que el año pasado registraron una demanda récord por parte de los pequeños inversores. José Tailhan, director de Aseafi, apunta que se trata de un “mal menor”, pero que se suma al aumento de regulación sobre este colectivo de los últimos años y que deja a este nuevo vehículo como “muy poco útil”.

Para sortear esta prohibición, son los fondos de inversión o gestoras asesorados por los asesores financieros nacionales los que directamente invierten en letras o derivados cotizados, reconocen fuentes del mercado. Mientras, en otros casos, los nuevos requisitos han provocado su constitución como ESI.

La directiva europea Mifid 2 exigía que las empresas de asesoramiento financiero elevaran su capital social a 75.000 euros para hacer frente a eventuales problemas, lo que llevó al Gobierno allá por 2021 a buscar una alternativa para que aquellas firmas de personas físicas que hasta entonces tenían cero euros de capital social pudieran seguir operando. De ahí la creación de las EAFN, un tipo de empresa de servicios de inversión, sin pasaporte comunitario y con menos requisitos, diseñado específicamente para los asesores financieros físicos. Los asesores financieros con personalidad jurídica deben elegir entre operar como entidad de servicios de inversión (ESI) o como EAFN.

Entre sus requisitos, las EAFN deben contar con un capital inicial de 50.000 euros y disponer de un seguro de responsabilidad civil. Además, deben adherirse al Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain), del que hasta ahora estaban exentos, con una aportación mínima de 800 euros. Entre los asesores financieros con personalidad jurídica que han dado el salto a esta nueva figura está Nextep Asesores Financieros y Avantage Capital.

Consolidación

La nueva figura ha devenido además en un proceso de consolidación en el sector. Fuentes conocedoras comentan que sus menores requisitos han provocado que una parte de las empresas de asesoramiento (EAF) solicitaran su transformación en EAFN. Pero además apuntan que es un sector muy atomizado y que el aumento de las tasas les lleva a fusionarse entre iguales o a realizar sinergias que impliquen un ahorro de costes.

“La figura de las EAFN es un primer paso para empezar a andar en el mundo del asesoramiento financiero sin tener que hacer una gran aportación de capital, lo que permite emprender dentro del sector”, comentan desde Aseafi, donde consideran que se trata de “una figura de paso hacia una empresa de servicios de inversión si el modelo de negocio crece”.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Laura Salces Acebes
Es jefa de sección de Mercados/Inversión de Cinco Días, donde ha ejercido la mayor parte de su trayectoria profesional. Entre 2017 y 2020 coordinó también la sección de Economía y previamente estuvo especializada en empresas turísticas.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_