_
_
_
_

Ribera llama a “modernizar” el sector secundario europeo para “ser el ‘hub’ industrial que fue y que es”

La vicepresidenta tercera rechaza que la UE pueda “ganar la batalla” recortando derechos laborales o mermando las condiciones de vida

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, este lunes en Madrid.
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, este lunes en Madrid.Pablo Monge
Ignacio Fariza

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha llamado este lunes en el foro CREO, organizado por CincoDías, a “modernizar” su sector secundario para “ser el hub industrial que fue y que es”. Para ello, ha dicho, “debe afianzar su autonomía estratégica que permita reequilibrar la globalización de las décadas pasadas con una economía de proximidad que nos reduzca dependencias y que nos siga convirtiendo en destino de inversión”. Todo, en un entorno de enorme competencia con el resto del resto de “grandes gigantes”, sobre todo en Asia y en América.

Ribera ha reconocido el “contexto de desafíos” en el que se mueve el Viejo Continente y que exige “que encontremos la mejor respuesta, en especial para proteger a los colectivos que puedan sentirse más amenazados”. A las puertas de las elecciones europeas, en las que será cabeza de cartel socialista y —muy probablemente— también comisaria en el próximo Ejecutivo comunitario, ha afirmado que “la dimensión comunitaria cobra un especial valor”. “Es un proyecto de éxito y un referente faro de democracia y prosperidad en un momento en el que el mundo vive una etapa convulsa, como nunca en mucho tiempo. Por eso es particularmente importante afianzar y hacer crecer los valores constitutivos de la UE”, ha agregado.

La coyuntura no podría ser más desafiante, con dos revoluciones en marcha: la digital y la ecológica, y con la energía “convertida en sistémica para la economía” y en un gran baluarte que “puede recortar la desigualdad y crear oportunidades”. “Europa no ganará la batalla restando derechos laborales ni buscando una mayor productividad mediante el recorte de las condiciones de vida. Al contrario: gana alimentando un círculo virtuoso en el conjunto de la sociedad forma parte de esta manera de seguir construyendo Europa”, ha subrayado. Para poder extraer lo mejor en este nuevo entorno, a juicio de Ribera, los referentes clave deben ser la “estabilidad, la regulación coherente y la predictibilidad de las políticas que se toman en la UE”.

La dimensión española

Si un país puede verse particularmente beneficiado por este nuevo ecosistema, en el que la energía verde y barata juega un papel esencial, ese parece ser España. “Frente a la maldición que nos recordaba Manuel Azaña [presidente de la Segunda República], cuando decía que los acontecimientos de los últimos 200 años nos había pillado siempre desprevenidos, ahora no es así: nos pilla en perfecto estado de revista y con una gran capacidad de aprovechar las oportunidades”, ha afirmado Ribera. “Y esto no ha hecho más que empezar”.

España, ha dicho, enfrenta estos cambios en “condiciones óptimas, con el valor añadido de unos trabajadores enormemente cualificados, y unas ciudades y unos entornos rurales preparados para este cambio en la forma de generar valor. Y con una banca en condiciones de aportar el puente entre lo que somos hoy y lo que queremos ser mañana. Y una estabilidad y predictibilidad”. Por ello, ha añadido la vicepresidenta, “las políticas que adoptemos estos años van a ser determinantes para la viabilidad de nuestro país y del futuro del empleo. De la capacidad de producir valor en un entorno de cooperación o caer en el conflicto y la desesperanza”.

El mercado eléctrico español lleva meses arrojando precios más bajos que los del resto de la UE. “Esto es una gran oportunidad industrial y de servicios. Son señales idóneas para otra realidad: España se reindustrializa, empieza a revertir la pérdida de tejido empresarial, y se convierte en un lugar atractivo”. Esa disponibilidad de energía “asequible y limpia”, ha rematado Ribera, “está siendo ya una fuente atractiva de inversión: diamantes sintéticos, baterías, electrolizadores, hidrógeno o fábricas de bienes de equipo”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Ignacio Fariza
Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_