_
_
_
_

La Asamblea General de Laboral Kutxa aprueba las cuentas de “un ejercicio extraordinario” y busca incrementar su rentabilidad

La cooperativa de crédito vasca pretende seguir con su política de remuneración del pasivo, en combinación con su propuesta de diversificación mediante fondos de inversión.

Adolfo Plaza, presidente de LABORAL Kutxa
Adolfo Plaza, presidente de LABORAL KutxaImagen cedida por la empresa

Laboral Kutxa espera que, tras un 2023 “extraordinario”, este año “seguirá dentro del ciclo positivo de rentabilidad” y se plantea como objetivo “incrementar la rentabilidad para garantizar la pervivencia del proyecto”, fortaleciendo ámbitos de negocio donde haya margen de mejora y estando “abiertos a explorar nuevas posibilidades de crecimiento”.

La cooperativa de crédito vasca ha celebrado este sábado su Asamblea General Ordinaria en San Sebastián, en la que ha aprobado por unanimidad las cuentas anuales y la gestión del ejercicio 2023, así como el resto de puntos del orden del día. Asimismo, ha expuesto el plan de gestión para 2024 y la “ruta estratégica” para próximos años, según ha informado en un comunicado.

En su primera asamblea como presidente de Laboral Kutxa, Adolfo Plaza ha calificado el pasado ejercicio como “extraordinario” y ha destacado que los resultados obtenidos constituyen un “techo histórico” que permitirá abordar “los programas estratégicos previstos para afrontar los retos de futuro”. Plaza ha valorado que, en los 65 años desde su fundación, Laboral Kutxa ha demostrado “capacidad de adaptación a escenarios muy diversos, superando crisis financieras mundiales y momentos de inestabilidad”.

Así, ha recordado que en 2009 operaban casi 200 entidades en el Estado y ahora sólo 93 mantienen su actividad, si bien ha precisado que “el mérito” de Laboral Kutxa “no es permanecer, sino gozar de una salud envidiable y estar en mejor forma que nunca”. El presidente de la cooperativa de crédito ha expresado su preocupación por los “riesgos globales” que también incidirán en la estrategia de la entidad. Entre ellos, ha citado los geopolíticos, la inflación, el cibercrimen o los asociados a eventos climáticos.

Por su parte, el director general, Xabier Egibar, ha repasado la Memoria 2023, ejercicio en el que el grupo Laboral Kutxa consolidó un beneficio de 222,7 millones, un 48% más que un año antes, y la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) se elevó al 10,78%.

Egibar ha destacado que fue en términos de resultados “un ejercicio de récord” y presentó “importantes logros en el desarrollo del negocio”. En el apartado del ahorro crecieron un 2,7% los recursos intermediados y el comportamiento de los saldos fuera de balance hizo que, en términos de captación de nuevos saldos, la gestora de fondos de inversión se situara sexta en el ranking estatal de Inverco.

En inversión crediticia, ha incidido en que, a pesar de ceder un 1,31% por el aumento de amortizaciones, la evolución fue “sensiblemente más positiva” que la media del mercado. Las formalizaciones hipotecarias superaron las previsiones y los préstamos personales experimentaron avances superiores a la media.

En el negocio de Empresas, la caída de demanda en la segunda parte del ejercicio, junto al incremento de amortizaciones anticipadas, se tradujo en un descenso de la cartera. Pese a ello, Laboral Kutxa continuó con su orientación de crecimiento en la red especializada, con “una evolución muy positiva”.

Egibar ha valorado, asimismo, que la ratio de dudosidad se mantuvo en 2,7%, “unos parámetros muy razonables”, y la comparativa con el sector sigue siendo “satisfactoria”. En el negocio asegurador, el resultado fue “satisfactorio” en nuevos clientes y pólizas”, con un incremento de primas emitidas del 7%.

Plan de gestión para 2024

El directivo de Laboral Kutxa ha expuesto también ante la Asamblea los elementos que vertebran la actividad este año, que se afronta con un “excelente punto de partida”, en una situación financiera “solvente y saneada”, acompañada de una “notable mejora de la rentabilidad”.

En palabras de Egibar, “2024 seguirá dentro del ciclo positivo de rentabilidad” y la entidad mantendrá su política de “equilibrar la rentabilidad a corto plazo, aflorando ratios competitivos con respecto al sector, con el largo plazo, reforzando los fondos de provisión y, sobre todo, incidiendo en estrategias que consoliden la rentabilidad futura de la entidad”.

Según ha explicado, las líneas de actuación y proyecciones cuantitativas se orientarán a lograr los objetivos de la doble agenda estratégica, que implica competir en el presente y transformarse de cara al futuro.

Para competir este año en la gestión del ahorro y la inversión, la entidad pretende seguir con su política de remuneración del pasivo que inició “de forma pionera” a mediados del pasado ejercicio, en combinación con su propuesta de diversificación mediante fondos de inversión.

Asimismo, pretende seguir expandiendo su negocio con empresas, para aumentar el volumen de la cartera crediticia y el número de clientes. Tras los incrementos de cuota sostenidos en empresas medianas y grandes, el objetivo es una mayor actividad en los segmentos de empresas de menor dimensión.

En el ámbito hipotecario, se busca mantener la cuota alcanzada en 2023 y “asentar el modelo de captación en los territorios de expansión”, Madrid y Barcelona, principalmente.

En lo relativo al negocio de seguros, la entidad seguirá “aprovechando las oportunidades de crecimiento en nueva producción y nuevos clientes”. Respecto al “objetivo transformador” reflejado en la agenda estratégica, se fundamentará en desarrollar las capacidades para ser “competitivos en un futuro cada vez más digital y complejo”. Así, se prevé seguir con la “importante estrategia inversora en la red comercial”, de forma que el modelo de oficina sea un espacio multicanal en el que se despliegue “un modelo de relación cercana e híbrida”, presencial y digital, “sin olvidar la aplicación de metodologías ágiles y dinámicas para simplificar procesos comerciales y descargar a las oficinas de carga operativa”.

Egibar ha apuntado a una entidad “mucho más tecnológica”, para lo que ve necesario intensificar el esfuerzo inversor en este ámbito y reforzar las estructuras del área de Tecnología y Analytics. También estima prioritario seguir reforzando el control sobre los riesgos tecnológicos y de ciberseguridad, manteniendo los ritmos establecidos en los cuatro grandes ámbitos de actuación definidos: gobernanza, vigilancia, protección y resiliencia.

También ha aludido al ámbito de los datos, como “importante foco de transformación” tanto por el impacto del proyecto de modelos internos de riesgo (IRB), como por la aplicación del plan de adaptación a la normativa RDA (Risk Data Agregation). Además, ha reafirmado la apuesta por incorporar nuevas tecnologías “para articular soluciones en la automatización de procesos, servicios a clientes y análisis de procedimientos de negocio”.

Finalmente, ha insistido en que Laboral Kutxa continuará implantando la doble agenda estratégica que “llevará a ser una entidad más competitiva y orientada al crecimiento”. No obstante, ha advertido que “no es suficiente”, ya que su propósito es ser “una entidad en la que los valores cooperativos estén vivos, que tenga una relación honesta con los clientes y en la que el compromiso social sea seña de identidad”, en referencia al proyecto Zentzua que está desplegando.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_