_
_
_
_

Acción y colaboración para recorrer el camino de la sostenibilidad

Heineken España hace el primer balance del progreso de su hoja de ruta ‘Decididamente Heineken’, en el que ha invertido en dos años más de 30 millones

Vehículos con los que Heineken España realiza el reparto de última milla en el centro histórico de Sevilla.
Vehículos con los que Heineken España realiza el reparto de última milla en el centro histórico de Sevilla.@javimzapata
Rafael Durán

El camino que emprendió la cervecera Heineken en 2022 hacia la sostenibilidad, que tiene como primera meta volante 2025, progresa a buen ritmo. La cervecera ha hecho un primer balance de los avances logrados hasta la fecha de su hoja de ruta Decididamente Heineken, periodo en el que ha invertido 30 millones de euros.

La compañía no es una neófita en materia de sostenibilidad, pues como expresa Etienne Strijp, presidente de Heineken España, “fuimos los primeros en introducir la sostenibilidad, tenemos 33 años de experiencia en países de Europa y Latinoamérica que nos enseñan que la sostenibilidad no es una opción, es una obligación de las empresas hacia sí y para la sociedad en las comunidades en las que operamos”.

En este viaje hacia un modelo más sostenible la compañía recorre cinco áreas de trabajo: la reducción de emisiones; el reto del agua; la potenciación de la circularidad; el tratamiento de residuos, y la acción social. Un viaje que en cualquier caso no emprende sola, pues en él embarcan a los grupos de interés. “Tenemos que trabajar hacia un modelo más sostenible sabiendo que este deber requiere de acción y por supuesto de colaboración”, remarca Strijp.

A finales de este año el 50% de la energía que utiliza Heineken España será de origen renovable, gracias a las plantas termosolares de sus fábricas de Sevilla y Valencia, la planta fotovoltaica de El Andévalo (Huelva), la producción de biogás en sus cuatro fábricas y la caldera de biomasa de su fábrica de Jaén. Carmen Ponce, directora de relaciones corporativas y sostenibilidad de la compañía, afirma que “cuando estén a pleno funcionamiento el 62% de la energía que se utilice en la elaboración de nuestra cerveza ya será renovable. Ya estamos más cerca de ese 100% al que aspiramos en 2025″. Gracias a estos proyectos reducirá a la mitad sus emisiones de CO2e (CO2 equivalente) desde 2018: 24.200 toneladas de CO2e menos.

Para Ponce, este “es un camino que no se puede hacer solo, sino con proveedores, con clientes, con instituciones, con partners energéticos, todos como un equipo con un único propósito. Hemos desarrollado muchas iniciativas que cierre de 2022 ya contabilizamos 70.000 toneladas menos de emisiones, pero a cierre de 2023 esa reducción va a ser de 130.000 toneladas, que es el 24% de lo que Heineken emitía en 2018, el año base del cual partimos la agenda”. Entre estas iniciativas Ponce destaca las desarrolladas en la agricultura y con la hostelería.

Nuevos fertilizantes

En agricultura, la cervecera ha llevado a cabo una prueba piloto en Andalucía, en alianza con Fertiberia, para el uso de los primeros fertilizantes bajos en carbono, producidos con hidrógeno verde, en la cosecha de cebada. El resultado ha sido una reducción de emisiones del 62% por hectárea y un rendimiento mayor, de 1.500 a 2.400 kilos por hectárea, un 60% más. La compañía también participa en el consorcio europeo FertigHy, que prevé la creación de una fábrica de fertilizantes bajos en carbono en España.

Con los hosteleros, las iniciativas van desde cómo se distribuye la cerveza, qué cerveza se sirve o cómo se enfría, hasta el ahorro en materia energética. En 2022 se empezó una prueba piloto en el centro histórico de Sevilla para surtir a más de 2.000 clientes mediante vehículos eléctricos. Y se ha replicado ya en Málaga, Córdoba y Cádiz, explica Ricardo Nuncio, director de distribución y ventas a hostelería de Heineken. “La forma de llevar la cerveza a los clientes va a ser decididamente verde”, asegura Nuncio. Esa cerveza se sirve, en su mayoría (el 80%) en envases retornables. El objetivo es llegar al 90% en 2025. Para enfriar la cerveza la compañía ha desarrollado una tecnología propia “medioambientalmente amigable”, afirma Nuncio, de la que ya han distribuido 270.000 equipos con el objetivo de llegar al 100% de los clientes en 2025.

Además, Heineken ha firmado este año un acuerdo con Iberdrola para ofrecer “a nuestros socios hosteleros la posibilidad de que contraten una tarifa especial, con lo que se ahorran en la factura eléctrica y además es prácticamente cero emisiones”, señala Nuncio.

En materia de agua, la cervecera logró el balance de su huella hídrica directa en 2022, con un retorno de más de 1.900 millones de litros al año, equivalente a toda el agua que contienen sus cervezas, gracias a los proyectos desarrollados en Doñana, la Albufera valenciana o la ribera del río Jarama. Además, desde 2008, Heineken España ha reducido en 90 millones de litros de agua su consumo de agua en fábricas. Como resultado, la media de consumo de sus cuatro fábricas ya está por debajo de los 3 litros de agua por litro de cerveza (2,91 l/l), superando el objetivo fijado para este año, y la de Sevilla ya ha alcanzado el objetivo de 2025, con 2,6 l/l.

“Creemos en la transformación de nuestros procesos más que en la compensación como forma de lograr nuestros objetivos. Creemos en la colaboración y en la necesidad de trabajar codo con codo con nuestros proveedores y clientes. No descansaremos en nuestro afán de seguir avanzando”, expone el presidente de Heineken España, Etienne Strijp.

Maximizar la circularidad

Cero residuos. Las cuatro fábricas de Heineken España valorizan más del 95% de los residuos generados: más de 220.000 toneladas de residuos valorizados cada año, que se convierten en productos como pienso para animales o vinagre de cerveza. “Las  fábricas de Jaén, Sevilla y Madrid ya están certificadas como cero residuos a vertedero y la de Valencia difícil será que no lo consiga antes de Navidad”, apunta Carmen Ponce. En materia de embalaje, a finales de año la compañía  habrá reducido casi 5.000 toneladas de plástico virgen y empleará un 70% de plástico reciclado en sus envases secundarios. Los  envases que sirve a hostelería son en un 80% retornables, incluidos barriles, y prevé llegar al 90% para el año 2025. 

Contribución social. La Fundación Cruzcampo, que cumple ya 27 años, es la que materializa gran parte de la labor social de la cervecera contribuyendo a la empleabilidad juvenil en hostelería. Acaba de arrancar la cuarta edición de Talento Cruzcampo, un programa de formación y becas para su Escuela de Hostelería que suma más de 200 beneficiarios, con una inserción laboral del 90%. Lo alumnos hacen prácticas en establecimientos de toda España, incluidos algunos con estrellas Michelin. También cuentan con un banco de pruebas como la Factoría Cruzcampo, en Sevilla, la primera microcervecería con un propósito social y sin ánimo de lucro, ha acogido 20.000 visitas en este su segundo aniversario. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Rafael Durán
Lleva más de una década a cargo de los temas de sostenibilidad en la sección de Buen Gobierno, tarea que compagina con la edición de CincoDías. Aterrizó en el periódico en el año 2000 y pasó una temporada en la sección de Opinión. Antes, en El Siglo de Europa y El Nuevo Lunes. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Archivado En

_
_