_
_
_
_
Supervisión

De los mormones a Bloomberg y los ‘primos Kodak’, así han sido dos meses de multas de la SEC

El regulador bursátil de Estados Unidos ha cerrado en lo que va de año 18 casos de fraude

Fernando Sanz Sánchez de Rojas
El presidente de la SEC, Gary Gensler.
El presidente de la SEC, Gary Gensler.

No hace falta insistir. No hay competición sin árbitro. Y es imposible concebir o imaginar un sistema capitalista y liberal como en el que nos desarrollamos sin elementos de control que vigilen y corrijan abusos, corrupciones y posiciones de domino.

Esa labor de árbitro y vigía es la que mueve a los reguladores de los mercados bursátiles y de capitales de todo el mundo, pero especialmente y singularmente durante las últimas semanas, ha inspirado a la Securities and Exchange Commision estadounidense (SEC por su siglas en inglés), una agencia independiente del Gobierno federal de Estados Unidos y potentísima en su labor de vigilancia y regulación del mercado de valores de este país. Desde principios de año, durante los escasos dos meses que llevamos de 2023, ha comunicado al mercado haber sancionado al menos 18 casos de presunto fraude en los parqués estadounidenses.

Una de las multas más llamativas, aunque no la más abultada en lo que a sanción económica se refiere, la impuso a mediados de enero a la todopoderosa agencia de información especializada Bloomberg por “difundir datos engañosos relacionadas con su servicio de suscripción pagada, que proporciona valoraciones diarias de precios para valores de renta fija a entidades de servicios financieros”. Bloomberg no pleiteó, reconoció y asumió los cargos y aceptó pagar una multa de cinco millones de dólares.

El descontrol y abuso en el mercado de las criptomonedas ha sido un objetivo predilecto para el regulador en estos dos meses. El baile empezó en enero con la acusación y multa a Nexo Capital por no registrar debidamente una oferta de venta de producto de préstamos de activos criptográficos para minoristas. Para resolver los cargos, Nexo acordó pagar una multa de 22,5 millones de dólares y una suma idéntica a otras autoridades regulatorias estatales.

El presunto delito más abultado en el que ha intervenido la SEC desde el inicio de año hasta ahora lo protagoniza un joven estadounidense, Avraham Eisenberg. Quien “orquestó un ataque a la plataforma de comercio de activos criptográficos, Mango Markets, manipulando el token MNGO”.

Eisenberg, de 27 años de edad, fue arrestado y detenido en Guaynabo, Puerto Rico, acusado de involucrarse en “un plan para robar aproximadamente 116 millones de dólares de activos criptográficos de la plataforma Mango Markets.

Pero a pesar de su potentísima estructura y de su severidad sancionadora, la SEC necesita ayuda, y paga generosamente por ella. Solo en enero desembolsó 51 millones de euros en concepto de recompensa para una serie de ‘chivatos’ que le revelaron buena parte de los fraudes que desarticula Y a los que paga, por ley, una comisión de entre el 10 y el 30% del dinero recaudado cuando las sanciones monetarias excedan el millón de dólares.

Este mes de febrero ha sido especialmente prolífico tanto en número de sanciones como en su tipología.

A un grupo de amiguetes los encausó por difundir coordinadamente “un centenar de rumores falsos sobre supuestos eventos de movimiento de mercado, como fusiones o adquisiciones de empresas cotizadas en bolsa”. En el comunicado que difundió el pasado 16 de febrero asegura que “la circulación de más de 100 rumores entre diciembre de 2017 y enero de 2020 hizo que los precios de los valores de las empresas en cuestión subieran, lo que les permitió vender sus posiciones en esos valores y generar más de un millón de dólares en ganancias ilícitas”. El plan del grupo de amigos les ha salido caro. Todos han sido denunciados ante los tribunales.

El exjugador de la NBA, Paul Pierce, también se ha visto obligado a rascarse el bolsillo y pagar 1,4 millones de dólares de multa por promocionar los tokens EMAX, activos criptográficos ofrecidos y vendidos por EthereumMax. El icono de los Boston Celtics los anunció en redes sociales sin revelar el pago que recibió por la promoción (cobró 244.000 dólares) y efectuó “afirmaciones promocionales falsas y engañosas”.

El 21 de febrero les llego el turno a lo mormones. La SEC llevó a término una investigación contra Ensign Peak Advisers, una entidad sin fines de lucro operada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, denominación con la que opera la confesión mormona en Estados Unidos, para administrar las inversiones de la Iglesia. En concreto le acusó de ocultar las inversiones en acciones utilizando empresas fantasma con el objetivo de ocultar la gestión de un fondo de 32.000 millones de dólares.

Y la última, por ahora, fechada el jueves de la semana pasada. Dos primos carnales, Andrew y Gray Stiles, cayeron en sus garras acusados de uso de información privilegiada en su operativa con acciones de Eastman Kodak y Novavax que les reportó a los dos más de 1.5 millones de dólares en ganancias ilícitas.

Aviones privados y videojuegos

Engaño. No todo ha sido información privilegiada y manipulación de mercado. También se han destapado robos a manos llenas. El pasado jueves 23 acusó a la empresa de medios y entretenimiento Ozy Media, a su CEO Carlos R. Watson,a su ex ejecutivo Samir Rao y a su ex jefe de personal Suzee Han, de haber defraudado a los inversores 50 millones de dóláres mediante presentaciones falsas con respecto a la condición financiera básica de la empresa, sus relaciones comerciales y sus esfuerzos de recaudación de fondos.


Desvíos. Otro presunto estafador detenido este mes con las manos en la masa fue  Christopher Kirchner, cofundador y ex CEO de Slync, una empresa de software privada, acusado de ofrecer y vender fraudulentamente más de 67 millones de dólares en valores a múltiples inversores, de los cuales más de 28 millones los desvió para su beneficio personal. Según lo alegado en la denuncia, Kirchner usó el dinero para financiar su entidad de inversión personal y comprar un avión que le costó 16 millones de dólares.

Sin controles. El 3 de febrero desveló que Activision-Blizzard, la creadora del videojuego Call of Duty, acordó pagar 35 millones de dólares para zanjar la acusación de no disponer de controles adecuados para recibir denuncias y quejas de sus trabajadores y de haber violado una regla de protección de denunciantes de la SEC. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Sanz Sánchez de Rojas
(Madrid, 1964). Estudió periodismo en Madrid. Comenzó su trayectoria profesional en la revista Aral. En 1991 se incorporó como redactor a la sección de Empresas de Cinco Días. Ha sido redactor jefe de la sección de Empresas, jefe de la sección de Especiales y actualmente redactor jefe de la edición impresa del diario.

Archivado En

_
_