La huelga en los juzgados comienza con el choque frontal entre Justicia y los letrados

Los letrados de la administación de Justicia piden el cese del secretario de Estado, Antonio 'Tontxu' Rodríguez

Huelga de los letrados de la Administración de Justicia en Santa Cruz de Tenerife, el pasado noviembre.
Huelga de los letrados de la Administración de Justicia en Santa Cruz de Tenerife, el pasado noviembre.

La huelga indefinida de los letrados de la Administración de Justicia (LAJ) arranca hoy con un elevado clima de tensión. Los antiguos secretarios judiciales (denominados así hasta 2015) han realizado varias jornadas de paro a lo largo de 2022 para reclamar subidas salariales conforme a sus nuevas atribuciones y funciones. Todo ello como medida de presión a la espera de que el Ministerio de Justicia pusiera encima de la mesa una nueva oferta al respecto.

No ha habido ninguna postura de acercamiento, sino al contrario. Las asociaciones de LAJ han llamado a los 4.300 funcionarios que conforman el colectivo a su primera huelga indefinida, que paralizará gran parte de la actividad de los juzgados y tribunales; y han terminado por pedir el cese del secretario de Estado de Justicia, Antonio ‘Tonxu’ Rodríguez’.

El departamento que dirige Pilar Llop en un primer momento reaccionó a esta convocatoria asegurando que no comprendía el motivo de la protesta cuando, según afirman, se han cumplido ya casi todos los compromisos alcanzados sobre este asunto, como el incremento de 195 euros al mes. La semana pasada, la ministra pidió a los letrados de la Administración de Justicia que “huyan de posiciones maximalistas” porque impiden “buenos acuerdos”.

Huelga "política"

Pero el ambiente empeoró ayer con una declaración de Rodríguez, quien tildó la protesta de “política” y “sin finalidad profesional alguna”. “Es una huelga contra el pueblo”, afirmó el ‘número dos’ de Llop ante los medios de comunicación. Asimismo, criticó que las asociaciones negaran las reuniones con Justicia y el cumplimiento del pacto en materia salarial. “A esto los golpistas lo llaman incumplir”, añadió.

Los letrados de Justicia no recibieron estas palabras con agrado, tal y como mostraron algunos en redes sociales. “Yo no soy ningún ‘golpista’”, escribió un letrado de un juzgado madrileño.

Por otro lado, fuentes de las asociaciones de LAJ afearon al Ministerio de Justicia que descontara de las nóminas, “justo antes de iniciar la huelga indefinida”, su participación en las últimas protestas, aunque estuvieran de servicios mínimos. Según explican, dicho descuento se suele realizar a finales de mes, por lo que tachan la decisión de “coacción”. Por ello, el Colegio Nacional de LAJ ya ha puesto en marcha un borrador del formulario para recurrir dicha medida.

Normas
Entra en El País para participar