Transformación digital

Una ventaja competitiva (y tres beneficios más) que la tecnología aporta al sector farmacéutico

La inteligencia artificial, el ‘blockchain’ y el ‘machine learning’ permiten mejorar la atención al paciente, optimizar la cadena de suministro y acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos

Una ventaja competitiva (y tres beneficios más) que la tecnología aporta al sector farmacéutico
Getty images

Tecnologías como el big data, la inteligencia artificial (IA), el aprendizaje automático (machine learning) y la cadena de bloques (block­chain) están cambiando la forma de abordar el desarrollo y la distribución de productos farmacéuticos. En un mundo en el que los consumidores tienen una cada vez más amplia experiencia tecnológica, las empresas que han implementado y ejecutado un plan de transformación digital han obtenido una destacable ventaja competitiva gracias a la mejora de la experiencia de sus clientes y a la generación de nuevas fuentes de ingresos.

Las compañías farmacéuticas no son una excepción. Su digitalización aporta, además, tres beneficios clave: enriquecer la atención al paciente, optimizar la cadena de suministro y acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos, según destaca la multinacional tecnológica Stratesys.

Los consumidores tienen cada vez una experiencia tecnológica más amplia

A pesar de que la industria farmacéutica es uno de los sectores más regulados, la tecnología desempeña un papel cada vez más importante en procesos de un elevado coste, como el desarrollo de nuevos productos, la ejecución de ensayos clínicos, el aseguramiento de la autenticidad de producto o el cumplimiento normativo. Estas mejoras son viables a través de la gestión y análisis de los datos obtenidos y de la transformación de un sistema basado en papel a otro impulsado por herramientas digitales.

La IA contribuye, en el sector sanitario y farmacéutico, a acelerar el diagnóstico y la planificación de tratamientos y la gestión de enfermedades. Estas herramientas se están aplicando al servicio de atención al cliente, la formación de médicos y prescriptores, así como al marketing, para lanzar ofertas personalizadas. Puede usarse para crear programas especializados para predecir brotes de enfermedades y proporcionar una mejor atención a los pacientes.

También la tecnología blockchain ofrece a la industria farmacéutica capacidades, como que una cadena de bloques se use para mejorar la cadena de suministro con el objetivo de crear un registro seguro, trazable, transparente y auditable de cada paso en el ciclo de vida del producto, desde su fabricación hasta su entrega al consumidor. Otro caso es el registro de los datos de los ensayos clínicos, ya que ofrece mayor seguridad. Con esta herramienta se han identificado beneficios y mejoras en la operativa diaria de las empresas en procesos de intercambio de datos, ya que se puede elevar la velocidad y la transparencia en su procesamiento, además de reducir los costes y elevar la seguridad de los sistemas de información.

Los laboratorios no deben obviar la ciberseguridad y la integridad de los datos

En cuanto al machine learning, proporciona a las computadoras la capacidad de aprender sin ser programados explícitamente, lo que permite realizar análisis de grandes volúmenes de datos, identificar patrones y hacer predicciones basadas en esos patrones. Puede utilizarse para mejorar la velocidad y la precisión de las técnicas de imagen médica, así como la adopción de decisiones basadas en datos médicos.

Pero todo esto obliga a las farmacéuticas a ser muy conscientes de los riesgos ligados a la tecnología, especialmente en aspectos relacionados con la ciberseguridad y la integridad de los datos. “Para definir una estrategia que permita avanzar en la transformación digital, y llegar a un nuevo nivel de desarrollo tecnológico, es esencial comprender las metas y prioridades del negocio”, dice Carlos Tesedo, consultor experto del sector farma.

Principales barreras

Observatorio. NTT Data, junto con el Observatorio de la lndustria 4.0 y con el apoyo del Centro Español de Logística (CEL) y del Club Excelencia en Gestión, presentaron recientemente la quinta edición del estudio Smart industry, los retos en el camino hacia la transformación digital, que mide la situación actual y la evolución en los próximos años de la transformación digital. Con la participación de empresas que superan una facturación total de 25.000 millones de euros en el último año, una de las principales conclusiones es que la rentabilidad, la falta de talento y la ciberseguridad son las principales barreras para la creciente digitalización.

Aunque la rentabilidad es la mayor preocupación, la más creciente es la ciberseguridad, en comparación con el año pasado, por el aumento de las amenazas, la interconexión de los negocios y la incorporación masiva del teletrabajo. El hecho de que un 50% de las compañías participantes invertirán en planes de digitalización, tanto de la cadena de suministro como en planta, en el próximo año, hace cada vez más necesarias las disciplinas digitales transversales.

El conocimiento y los programas de procesamiento de datos son las competencias que las firmas consideran imprescindibles para una fructífera transformación tecnológica. La valoración de la ciberseguridad sube de manera notable, convirtiéndose en una necesidad para las empresas. En relación a las competencias relacionadas con maquinaria, los datos muestran un descenso en la necesidad de dichos servicios.

Normas
Entra en El País para participar