ACS levantará su segunda gran planta para el vehículo eléctrico en EE UU por 1.000 millones

La filial Turner construirá una fábrica de baterías en Kentucky para Ascend Elements

El presidente de ACS, Florentino Pérez.
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

Nuevo contrato millonario para el grupo ACS en Estados Unidos relacionado con la implantación del vehículo eléctrico. Su especialista en edificación Turner va a levantar una fábrica de baterías, por encargo de Ascend Elements, en Hopkinsville, Kentucky. La adjudicación asciende a 1.000 millones de dólares (unos 952 millones de euros).

En el consorcio constructor también figuran Kokosing Industrial y SSOE. Turner viene de ganar el contrato para la construcción de una planta de baterías para Honda Motors y LG Energy en Ohio el mes pasado. En ese caso, la filial de ACS forma equipo con Yates Construction y la citada Kokosing Industrial para ejecutar una obra valorada en 3.500 millones de dólares.

Kokosing Industrial se está convirtiendo en socio de referencia de Turner en este tipo de obras. La empresa forma parte del conglomerado industrial Kokosing, contratista estadounidense de base familiar, pero con hechuras de gran empresa: tiene 3.100 empleados y unos ingresos anuales de 1.300 millones de dólares.

La instalación de Ascend Elements tendrá como misión principal el reciclaje de baterías, reduciendo la dependencia del despliegue del vehículo eléctrico de materiales como el litio. Una vez puesta en marcha, en esta planta de 46.500 metros cuadrados trabajará medio millar de empleados. Su propietaria tendrá capacidad para suministrar componentes a 250.000 vehículos.

El vicepresidente sénior de Turner Construction, Tom Manahan, ha destacado a través de un comunicado que el proyecto constituye “la mayor inversión privada en la historia del oeste de Kentucky”. La futura fábrica forma parte de los esfuerzos por reconstruir una región fuertemente golpeada por un tornado a finales de 2021.

SSOE ha tomado el papel de gerente del proyecto, mientras que Turner y Kokosing se centrarán en la ejecución de las obras. Mathew Bierschbach, director de SSOE, señala que la supervisión por parte de sus equipos buscará “ahorrar en tiempo de ejecución y costes" para Ascend Elements.

Esta última, con sede central en Westborough, Massachusetts, es un proveedor de soluciones sostenibles para baterías, actuando tanto en el reciclaje como en la producción. La firma cuenta con una tecnología patentada, Hydro to Cathode, con la que produce cátodos de iones de litio a partir de celdas ya utilizadas. Su diferencial reside en la eficiencia ambiental y de costes de producción, según argumenta la compañía.

Fundada en 2015, Ascend cuenta con 480 millones de dólares en ayudas del Departamento de Energía y ha levantado otros 400 millones en rondas de financiación que han dado entrada a accionistas como el grupo surcoreano SK Group, la japonesa Hitachi Ventures, Inmotion Ventures (Jaguar Land Rover), TDK Ventures, Oman Investment Authority (OIA), Lithium Americas Corporation, GLy Capital y Mirae Asset Capital & LS y Shinhan GIB.

Son estas inyecciones de capital las que permiten acelerar la comercialización de la tecnología Hydro to Cathode y la construcción de la fábrica en Kentucky, bautizada como Apex 1. “Nuestros socios inversores entienden la necesidad urgente de producir materiales sostenibles para baterías de iones de litio”, subrayó a finales de octubre el director ejecutivo de Ascend Elements, Mike O’Kronley. La empresa tiene activa una primera fábrica, Base 1, en Georgia, sobre la que estima una capacidad de reciclaje de baterías de 30.000 toneladas al año.

Normas
Entra en El País para participar