IATA prevé que las aerolíneas recorten pérdidas este año hasta 6.600 millones

La asociación proyecta la vuelta a beneficios en 2023 con la recuperación total del turismo

Aeropuerto Tenerife Norte
Aeropuerto Tenerife Norte

El transporte aéreo de pasajeros continúa con su recuperación. El sector perderá 6.900 millones de dólares (6.570 millones de euros al cambio) este año, antes de volver a beneficios en 2023, cuando ganará 4.700 millones de dólares (4.480 millones de euros), según las proyecciones presentadas este martes por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

El margen de beneficio llegará, de cumplirse esta previsión, al 0,6% y será el primero que se experimentará desde 2019, año previo a la pandemia y en el que el beneficio se elevó a 26.400 millones de dólares. El sector ve las restricciones de viajes en China, el precio del petróleo y eventuales problemas en el aprovisionamiento de suministros como los mayores desafíos a que se enfrentarán en 2023.

A pesar de las pérdidas, la industria terminará el año mejor de lo que la IATA había previsto seis meses atrás, cuando se proyectaban pérdidas cercanas a los 10.000 millones de dólares. Con los resultados anunciados este martes, las compañías aéreas inician la transición hacia una recuperación real, que se pronostica para 2024, tras un periodo próximo al colapso, con una pérdida colosal de 137.000 millones de dólares en 2020 y de 42.000 millones al año siguiente.

El director general de la IATA, Willie Walsh, dijo que ahora es momento de hablar de un crecimiento lento, aunque el ritmo realmente dependerá del tiempo que tome la vuelva a la normalidad de los negocios en China.

Walsh dijo que se espera que esto ocurra en 2023 y que, de manera general, la industria “está en buen camino” porque aunque este año siga en números rojos hay que tener en cuenta la profunda crisis que ha atravesado y el impacto que está teniendo ahora el elevado precio del petróleo.

En la conferencia de prensa anual de la IATA para presentar los resultados anuales del sector, el ejecutivo explicó que la subida que se observa en el precio de los billetes aéreos refleja simplemente la subida de los combustibles.

“La industria no puede absorber tal aumento del precio del petróleo”, comentó, tras señalar que a esto se agrega el incremento de otros costes, como está ocurriendo en Europa, donde han subido los relacionados con el control del tráfico aéreo. Según la IATA, la situación financiera de muchas compañías es muy tensa, con algunas que ganan apenas 1 dólar por pasajero y por vuelo.

Un grupo de países ha pedido a la Organización de Aviación Civil Internacional (una agencia de la ONU) que examine si se podrían volar aviones comerciales de manera segura con un solo piloto, una idea sobre la que Walsh comentó que no es realista antes de 15 o hasta 25 años, a pesar de los avances tecnológicos en los aviones, informa Efe.

Guerra de Ucrania

De acuerdo al director de la IATA, la guerra en Ucrania ha tenido “un impacto limitado” en el transporte internacional de pasajeros, ya que las cifras que salen de los mercados aéreos de Ucrania y Rusia era “relativamente pequeñas”. Por esta razón no se espera que la guerra tenga un impacto financiero directo sobre la industria, aunque reconoció que hay un impacto indirecto por la presión en el precio del petróleo.

Sobre los retrasos que ha experimentado Airbus en la entrega de aeronaves por problemas atribuidos a las cadenas de suministro, Walsh dijo que hay “mucha frustración” entre las compañías afectadas, que habían realizado un plan de negocio en función de la operación de aviones que no han recibido.

Normas
Entra en El País para participar