Transformación digital

La digitalización de la sanidad, un cambio de modelo en marcha pero con mucho camino por recorrer

Europa calcula un beneficio de 120.000 millones anuales en 2030 si se impulsa la incorporación de nuevas tecnologías al día a día del sistema sanitario

La digitalización de la sanidad, un cambio de modelo en marcha pero con mucho camino por recorrer
Getty images

La digitalización del sistema sanitario, que pisó el acelerador durante los confinamientos por el Covid-19, sigue avanzando, pero queda mucho camino por recorrer. La intención desde Bruselas, dentro del proyecto Década Digital, es que la sanidad continúe con la transformación digital de otros ecosistemas clave tanto para procesos de complejidad, como las operaciones o detección, como para las revisiones y controles periódicos a los ciudadanos. La incorporación de diferentes tecnologías conllevará un notable ahorro en los costes diarios, según los expertos. Europa, de hecho, calcula que la digitalización de la sanidad generará 120.000 millones de beneficios al año en 2030.

“La implantación del big data o la inteligencia artificial será clave para todos los sectores”, apuntan desde la tecnológica española Pandora FMS. Y España no quiere quedarse atrás. Según marca la Estrategia de Salud Digital del ministerio liderado por Carolina Darias, fomentar el uso de nuevas tecnologías en el día a día del sistema sanitario es uno de los ejes de la España Digital de 2025. Se espera que ese año toda la población tenga conexión de calidad a internet, lo que disparará el uso de servicios públicos online.

España prevé que el 25% de las empresas tenga ‘big data’ o IA en el año 2025

“Digitalizar la sanidad implica fomentar la actividad online, reducir el uso de papel y mejorar las bases de datos y el control de toda la información médica”, explica sobre el ahorro y la eficiencia Sancho Lerena, CEO de Pandora FMS, quien aboga asimismo por la incorporación de la tecnología a todas las áreas económicas que ya emplean estos avances para potenciar sus beneficios.

La mayor digitalización de la sanidad conllevará varios cambios. Uno es la telemedicina, que ya durante la pandemia creció exponencialmente. De acuerdo con cifras de la Comisión Europea, en un mes creció más que en los últimos diez años como consecuencia de la pandemia. Otra novedad es el acceso a los servicios digitales, considerados el futuro de los sistemas públicos. Y, por último, la ciberseguridad. “Los datos, tanto empresariales como de los pacientes, tienen el suficiente valor como para que los organismos inviertan en su protección”, indican en Pandora, sistemas que sirven a Rakuten, Telefónica o centros hospitalarios como el canadiense de Ottawa, entre otros.

España prevé que el 25% de empresas tenga en 2025 big data o inteligencia artificial y para 2030 el reto es llegar al 75% en toda Europa.

El reciente informe eGovernment Benchmark 2022 de Capgemini destaca que más del 80% de los servicios públicos europeos ya se encuentra online, pero en salud electrónica aún hay margen de mejora. La madurez general de los servicios de salud digital en Europa es del 63%. Luxemburgo, Estonia y Malta lideran el grupo con puntuaciones superiores al 90%, “con los servicios públicos online más centrados en el usuario, transparentes, con la tecnología necesaria y transfronterizos”.

Luxemburgo, Estonia y Malta lideran los servicios de salud digital en Europa

El estudio también destaca que el futuro éxito de la administración electrónica depende de la prestación de servicios inclusivos a diferentes usuarios para satisfacer las necesidades individuales de cada persona, incluidas las que tienen ciertas discapacidades o escasos conocimientos digitales.

Entre los países encuestados, ocho tienen una puntuación de madurez inferior al 50%, lo que significa que sus ciudadanos todavía tienen que recurrir a medios no digitales.

Inversión en innovación

Centros asistenciales. En la segunda edición del Encuentro de Direcciones de Gestión y Servicios Sanitarios, organizado por la Fundación de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), más de un centenar de ejecutivos de gestión han concluido que España cuenta con una base tecnológica en digitalización de centros asistenciales, si bien existe poca capacidad de inversión en innovación en comparación con países del entorno. Sin duda, la digitalización, el big data y la inteligencia artificial son herramientas estratégicas de ayuda a la gestión sanitaria basada en valor, pero es necesario analizar las áreas en las que urge su aplicación, la sostenibilidad financiera y la sostenibilidad medioambiental desde la digitalización, la optimización de procesos, la interoperatividad y la centralidad del paciente, se aseguró en el foro celebrado recientemente en Madrid.

Dificultades. Según una encuesta online de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), el 57,6% de los médicos de atención primaria tiene bastantes o muchas dificultades para visualizar pruebas y diagnósticos de los pacientes de su cupo que lleva a cabo otro especialista. Los encuestados consideran que el acceso a prestaciones como la cirugía menor ambulatoria, los cuidados paliativos o la atención domiciliaria son diferentes o muy diferentes entre comunidades. “Estas desigualdades limitan la capacidad de actuación y la resolución del médico, generando ineficiencias y demoras”, apunta el presidente de Semergen, José Polo.

Normas
Entra en El País para participar