Ferrovial se refuerza en la I77 de Carolina del Norte y sale de la malagueña Ausol

Compra un 7,1% de la autopista estadounidense por 105 millones y se desprende del 15% de la española por 111 millones

Tramo de la autopista I77 en las afueras de Charlotte (Carolina del Norte, EE UU).
Tramo de la autopista I77 en las afueras de Charlotte (Carolina del Norte, EE UU).

Doble operación de Ferrovial en el mercado de las autopistas, con el refuerzo de su participación mayoritaria en la concesionaria de la I77, en Carolina del Norte (EE UU), y la desinversión en la malagueña Autopista del Sol.

En el primer caso, ha invertido 109 millones de dólares (105 millones de euros) para hacerse con un 7,135% y situar su paquete en la infraestructura estadounidense en el 72,23%. John Laing (24,58 %) y Aberdeen (3,18%) son sus socios en esta autopista de 41,8 kilómetros de longitud y gestionada bajo de modelo de peajes dinámicos (managed lanes). La I77 abrió al tráfico en 2019 y el periodo de explotación se extiende hasta 2069. La vía presta servicio a la ciudad de Charlotte.

El grupo que preside Rafael del Pino, que viene de inaugurar esta semana la I66 en Virginia, reafirma su apuesta por Norteamérica, donde también gestiona las autopistas LBJ, NTE y NTE 35W en Texas.

La segunda transacción anunciada esta tarde supone la salida del Autopista del Sol (Ausol). El 15% que mantenía Ferrovial ha ido a manos del fondo Meridiam por 110,8 millones. La compañía enmarca la operación en su política de rotación de activos maduros.

Ferrovial ya se apuntó 473 millones de plusvalía en 2019 con la venta de un primer 65% en la infraestructura andaluza al mismo fondo francés y explica que en las cuentas de 2022 no genera efectos contables. El grupo se adjudicó Ausol I en 1996, mientras que Ausol II entró en su cesta de activos en 1999. El plazo de explotación de Ausol I expira en 2046, mientras que su extensión tiene fecha de reversión en 2054. Entre las dos suman 105 kilómetros entre Málaga y la localidad de Guadiaro.

La salida definitiva de la concesionaria supone dejar de gestionar la autopista, tarea que seguía en manos de la filial concesionaria Cintra a pesar de la bajada del 80% al 15% del capital casi cuatro años atrás. A esta última le quedan en España las concesiones Autema y la AP-66 o Vía de la Plata.

Normas
Entra en El País para participar