Hermès abre su tienda más mediterránea en Barcelona

Situada a escasos pasos de su anterior ubicación, la ‘maison’ francesa inaugura un espacio de 372 metros

Cuenta con jardín privado, evoca el modernismo catalán y homenajea a los artesanos

Hermès abre su tienda más mediterránea en Barcelona

En la zona alta de paseo de Gracia, a escasos pasos de la anterior ubicación, Hermès abre nueva casa en Barcelona, su cuarta tienda en España. Tiene un diseño espacioso de dos pisos que abarca 372 metros cuadrados, además de un amplio jardín privado: un patio en la tradición del estilo de vida urbano y al aire libre de la ciudad. El resultado es un espacio colorido, contemporáneo, un juego de los códigos de la maison francesa con el mar Mediterráneo, la naturaleza y la característica arquitectura modernista catalana.

Ubicada en una casa señorial de finales del siglo XIX, la tienda ideada por el estudio de arquitectura parisino RDAI está enmarcada por una elegante fachada de estuco de cal y arena, con acabados decorativos restaurados. La planta baja cuenta con dos salones de generosos volúmenes y techos altos conectados por una larga galería. Evocando las formas orgánicas y escultóricas del modernismo catalán en la tradición de Antoni Gaudí, las paredes de estuco color arena y los techos blancos de la tienda están dibujados con líneas ondulantes y curvas que crean una sensación de movimiento desde la entrada hacia atrás. Bajo los pies, el mosaico también se anima con un efecto ondulante en tonos degradados de azul.

Hermès abre su tienda más mediterránea en Barcelona

Desde todas las perspectivas se observa el jardín verde, de interior, a semejanza de esos pequeños oasis característicos de los patios de manzana del L’Eixample barcelonés, y concebido por la empresa catalana de paisajismo Local4. El encuentro con los 16 métiers (oficios artesanos) de la maison comienza desde la entrada: la mirada viaja desde las colecciones de seda para mujer, animadas por infinidad de colores, hasta los accesorios de fragancias y belleza. A la derecha están los accesorios masculinos, que guían al visitante por la galería pasando por las colecciones de artículos para el hogar hasta un rincón íntimo de joyería y relojes. A ambos lados del salón del fondo, con ventanales del suelo al techo, se encuentran los universos masculino y femenino, cada uno con probadores de coloridas tonalidades.

En el centro, el métier de marroquinería se exhibe en armarios de madera de cerezo hechos a medida y equipados con paneles reflectantes que realzan la luminosidad de este espacio moteado por el sol. Desde aquí, las puertas se abren al patio, que está rodeado de fragantes jardines plantados con flora local, como cítricos y pinos mediterráneos, así como jacarandas y magnolios y brillantes ramilletes de buganvillas.

Hermès abre su tienda más mediterránea en Barcelona

Desde la entrada se exhibe una paleta de color extravagante que oscila entre los tonos mediterráneos de azul celeste y verde mar con toques de naranja y rosa eléctrico. El color se emplea para delinear cada espacio, como los gabinetes lacados en azul brillante que exhiben las joyas y los relojes, y una variedad de alfombras de mohair tejidas a mano en colores degradados que enmarcan los universos prêt-à-porter para hombre y mujer. La esencia de Hermès está presente además en la firma Ex Libris, en la iluminación de los globos de cristal Grecques en la entrada, así como el mosaico Faubourg en tonos de azul medianoche con teselas de color naranja sanguina.

Arriba se encuentra un salón privado con detalles del diseño original, que se conservaron durante la renovación y se reinstalaron en esta galería del primer piso. Entre ellos, las vidrieras originales del modernista Antoni Rigalt i Blanch, que representan una escena evocadora y florida al estilo japonés. En el suelo se han restablecido los mosaicos de cerámica Nolla del patrimonio original. La tienda está salpicada de obras de arte contemporáneo de la fotógrafa canadiense Amy Friend y piezas pop del irlandés Richard Gorman, mezcladas con la colección de Émile Hermès.

Normas
Entra en El País para participar