Tecnología

Gobierno, telecos y sindicatos se unen para reclamar que las ‘big tech’ inviertan en redes

Telefónica y Orange: "Hemos trabajado para las grandes tecnológicas"

Nadia Calviño.
Nadia Calviño.

El Gobierno, las grandes operadoras y los sindicatos se han alineado hoy para reclamar cambios en la regulación que obliguen a las grandes empresas digitales estadounidenses a contribuir a la inversión en las nuevas redes de telecomunicaciones.

En un encuentro sectorial organizado por UGT, bajo el título "Contribución justa: un paso más en el futuro de las telecos", la vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, ha afirmado que es necesaria una fórmula para que todos los actores del mundo digital contribuyan a la financiación de las infraestructuras de telecomunicaciones, y haya igualdad entre todas las compañías. Calviño ha insistido en que, de no ser así, no llegarán los servicios digitales del futuro.

En términos internos, ha defendido el impulso que ha dado el Gobierno, tanto con inversiones como con nuevas medidas legales. Calviño ha destacado que se han aprobado ayudas públicas por más de 20.000 millones de euros para movilizar inversiones en ámbitos como el 5G, la fibra, la inteligencia artificial o la digitalización de las pymes.

A su vez, el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, ha reclamado un cambio de regulación, tanto en España como en Europa, para evitar la pérdida de valor de las compañías tecnológicas europeas frente sus competidores de otras regiones. "Se debe proteger el valor", ha afirmado el ejecutivo, quien ha apuntado que las empresas europeas han desaparecido de los rankings de grandes corporaciones tecnológicas mundiales.

Gayo ha indicado que el sector es profundamente deflacionista, ha sufrido una caída de los ingresos del 30% en la última década mientras que la inversión no se ha frenado. "Hemos trabajado para ellos", ha dicho Gayo, quien ha pedido un nuevo marcó regulatorio que permita la consolidación así como una contribución justa. De hecho, ha precisado que el 60% del tráfico en las redes procede de las seis grandes empresas de Internet de EEUU.

Jean Francoise Fallacher, CEO de Orange España, ha asegurado que las OTT están obligando a las telecos a aumentar la inversión. "No beneficia a todos los actores y genera grandes asimetrías", ha indicado. El ejecutivo ha advertido de que las operadoras españolas necesitarán una inversión de más de 10.000 millones de euros en el despliegue de las nuevas redes de fibra óptica y 5G.

Fallacher ha asegurado que Orange necesita la autorización de la Comisión Europea para la fusión con MásMóvil en España. "Esperamos una decisión positiva, que nos permita hacer las inversiones necesarias", ha explicado.

El CEO de Vodafone España, Colman Deegan, ha afirmado que el sector de las telecomunicaciones debe ser sostenible, y ha advertido de que está muy fragmentado. En este sentido, se ha posicionado en favor de la consolidación, y ha insistido en el compromiso de Vodafone con España y el sector.

El directivo, que ha pedido cambios regulatorios, ha recordado el papel fundamental de las telecos durante la pandemia, porque permitió que "el mundo continuara". Deegan ha advertido también de los altos costes que vive el sector, ha indicado que los costes fiscales son muy altos en España frente a otros países europeos.

Alfredo Mesa, secretario general de la federación de comunicaciones de UGT, ha criticado que las tecnológicas han crecido a costa de las operadoras, y ha advertido de que las big tech tienen que contribuir tanto en inversión en redes como fiscalmente.

A su vez, José Varela, responsable de Digitalización de UGT, ha criticado la escasa contribución fiscal de las tecnológicas, que está provocando la pérdida de valor en España. Varela ha defendido que España es líder europeo en despliegue de fibra y velocidad de la Red, además de ocupar el tercer puesto mundial tras Japón y Corea del Sur. "España tiene diez veces más fibra que EEUU ", ha indicado.

El responsable de UGT ha advertido de que, pese al fuerte despliegue, hay gran parte de las redes no están conectados. Varela ha pedido más formación digital para que crezca el uso de las infraestructuras de telecomunicaciones. Además, ha criticado la excesiva fragmentación del sector, que hace que sea insostenible el negocio. Varela ha señalado que la actual regulación es ineficiente, asimétrica e injusta. Así, ha reclamado un cambio en la regulación que facilite la consolidación y que obligue a repartir los costes de red entre todos los actores del sector tecnológico.

Varela ha indicado que las grandes tecnológicas generan apenas 4.000 empleos pie los cerca de 28.000 de las tres principales telecos.

Normas
Entra en El País para participar