Lenovo asegura que 2023 será el año de Motorola en España

La compañía, que facturó casi 220 millones en el país en su segundo trimestre, está cerrando acuerdos de distribución para su marca de smartphones y confía en alcanzar un 10% de cuota de mercado en un año

Alberto Ruano, director general de Lenovo España.
Alberto Ruano, director general de Lenovo España.

Lenovo quiere que 2023 sea "el año de Motorola en España y en Europa". Así lo ha asegurado hoy Alberto Ruano, el director general de la compañía en España y Portugal. Su marca de móviles ya es la segunda por cuota de mercado en varios países de Latinoamérica y tercera en EE UU, donde ha cerrado un acuerdo de patrocinio con los Chicago Bulls, y ahora aspira a hacerse con el 10% de cuota de mercado en Iberia. "Sería un resultado magnífico", ha dicho. Para lograrlo, la compañía se encuentra cerrando acuerdos de distribución y tratará de aprovechar su gran presencia en el mercado empresarial para impulsar en ese entorno sus smartphones.

El directivo hizo estas declaraciones en un acto para presentar los resultados de la corporación. Según ha explicado, Lenovo facturó unos 213 millones de dólares (218 millones de euros) en España durante su segundo trimestre (entre julio y septiembre), lo que supuso en torno al 5% del negocio del gigante chino en su región de EMEA (Europa, Oriente Próximo y África). El fabricante chino cerró el trimestre con una cuota de mercado en PC del 26,6% en España, más de un punto por encima de hace un año, solo superado por HP.

El directivo ha indicado que el impacto de la inflación está siendo limitado, ya que los usuarios siguen necesitando tecnología, especialmente en el sector empresarial, "lo que compensa cierto enfriamento del mercado consumo". Y ha reconocido que a principios del trimestre tuvieron algunos problemas de suministro por la congestión del puerto de Shanghái. Ruano confía, no obstante, en que con el Black Friday y la Navidad, habrá un repunte en la compra de PC ligada al consumo.

A nivel global, la compañía registró un descenso del 4% en sus ingresos, hasta los 17.090 millones de dólares (17.469 millones de euros), por la bajada de ventas de PC, aunque a tipos de cambio constante incrementó un 3% su facturación. Su beneficio neto subió un 6% hasta los 541 millones de dólares, impulsado por los servicios. El directivo ha destacado que Lenovo ha registrado su décimo trimestre consecutivo de crecimiento en rentabilidad, después de haber obtenido beneficio operativo en todas sus principales áreas de negocio.

La multinacional, que busca depender cada vez menos de su negocio de PC, está impulsando su negocio de servicios y soluciones para la digitalización de las empresas. El director general de Soluciones de Infraestrucutras de Lenovo Iberia, Rafa Herranz, ha explicado que el objetivo de Lenovo es convertirse en el proveedor número uno en ese mercado para 2025 y ha subrayado la fuerte demanda de servidores por parte del sector público.

El negocio de Lenovo no relacionado con el PC ya supone el 37% de sus ingresos en la actualidad, lejos del 15% que representaba hace unos trimestres. Su división de servicios ha facturado un 26% más entre julio y septiembre, y la de infraestructuras y data centers, un 33% más.

Normas
Entra en El País para participar