El alza del gasto en Defensa impulsa la actividad de Navantia en 2023

La empresa, que cerró 2021 en pérdidas, se beneficiará de la inversión de los planes especiales de modernización; el presupuesto para las fragatas F-100 se triplica par 2023

Botadura de un buque militar realizado por Navantia en Australia.
Botadura de un buque militar realizado por Navantia en Australia.

Si los presupuestos del Estado para el próximo año consiguen los apoyos necesarios para ser aprobados y la partida de Defensa no es modificada a la baja, empresas como Navantia verán impulsada su actividad en 2023. España espera llegar a un 1,2% del PIB en gasto militar en el ejercicio que viene con el aumento del 25,8% de la dotación destinada a la política de Defensa en el proyecto de ley remitido al Congreso la pasada semana. Será, sin duda, un balón de oxígeno para los astilleros públicos, que encadenan14 años seguidos de números rojos, que en 2021 fueron de 82,4 millones.

El apartado que más sube es el de los denominados programas especiales de modernización, que aumentan un 72% respecto a lo presupuestado en 2022. Defensa defiende que se trata de “un estímulo” para la industria militar y la creación de empleo.

Para estos programas se prevé un gasto de 4.902 millones, que Defensa asegura que contribuirán a crear 22.667 empleos de forma directa o indirecta. Entre los proyectos contemplados para el próximo año se encuentran el programa EF-2000 en Getafe, en el que las cuentas contemplan una dotación de 619 millones frente a una previsión de presupuesto ejecutado este año de 466 millones.

Las nuevas fragatas F-100 y F-110

El programa A-400M también dispondrá de más recursos que lo previsto ejecutar en 2022, y es crucial porque ha permitido contar con una línea de ensamblaje final en Sevilla. Donde, sin duda, la intervención de Navantia será determinante será en los programas para la Fragata F-100 y la de tipo F-110, cuyas dotaciones aumentan notablemente. En el primer caso, pasa de 81,6 millones de euros este año a 104 millones para el que viene y en el de las F-110 (la primera fragata se empezó a construir en abril, en los astilleros de Navantia de El Ferrol) está previsto gastar 444 millones de euros frente a los 121,7 millones de este ejercicio (tres veces más). Su puesta en marcha está previsto que se lleve a cabo en Ferrol.

Por su parte, el programa BAM-IS Buque de salvamento marítimo también verá aumentado su presupuesto de 58 a casi 70 millones y contempla que se desarrolle en Cádiz. Los programas asociados al Vehículo de Combate de Ruedas 8x8, repartido entre Asturias, Sevilla, Guipúzcoa y Madrid, dispondrá de 189 millones frente a los 62,9 millones de este año.

Se prevén poner en marcha también nuevas inversiones para el Avión Patrulla marítima MPA, los protagonizados por buques hidrográficos o la iniciativa para el Avión de Vigilancia Marítima VIGMA, entre otros.

Normas
Entra en El País para participar