Pugna judicial

El coste de financiar la compra de Twitter se dispara para el ejército de bancos de Elon Musk

Las entidades preparan emisiones por 13.100 millones. El rendimiento del bono a diez años de EE UU ha pasado del 2,7% al 3,8%

Montaje del logotipo de Twitter con Elon Musk.
Montaje del logotipo de Twitter con Elon Musk. Getty Images

La decisión del fundador de Tesla de recuperar sus planes para comprar Twitter no va a salir barata a la banca de inversión que le asesora. El ejército de bancos que trabaja con Elon Musk desde principios de año para financiar la adquisición de la red social se ha encontrado con un problema añadido: el encarecimiento del coste de financiación derivado de la agresiva escalada de los tipos de interés ejecutada por la Reserva Federal de Estados Unidos.

La opa de Elon Musk por Twitter se eleva a 44.000 millones de dólares, a razón de 54,20 dólares por acción. El empresario cuenta ya con el 9,55% del capital, pero aún debe financiar la compra del 90% restante. Para ello cuenta con un nutrido grupo de bancos, liderados por Morgan Stanley, que se comprometieron entonces a facilitar 13.000 millones de dólares en deuda. En concreto, con dos emisiones de bonos de 3.000 millones, un préstamo sindicado de 6.500 millones y una línea de financiación de 500 millones. Cuantía que se suma a los 33.500 millones que prometió aportar Musk allá por abril–21.000 millones en dinero contante y sonante y otros 12.500 en préstamos respaldados por sus acciones de Tesla–.

El sindicato de bancos que participa en la operación deberá, una vez se cierren los innumerables flecos, acudir al mercado y buscar inversores a los que colocar bonos que, presumiblemente pedirán un mayor descuento que el previsto inicialmente en un momento de plena aversión al riesgo por parte de los gestores.

El rendimiento del bono de EE UU a diez años ha pasado del 2,7% del mes de abril, cuando se conocieron sus planes de lanzar una oferta de compra sobre la red social, al 3,78% actual. Por el camino, la escalada de la inflación en EE UU, motivada por una economía sobrecalentada, ha provocado que la Fed elevara los tipos desde la banca del 0,25%-0,50% de entonces hasta la horquilla actual, 3%-3,25%. Nivel que, lejos de quedarse aquí, seguirá subiendo: el mercado prevé que el banco central estadounidense eleve el precio del dinero en otros 75 puntos básicos en la cita de primeros de noviembre. Más allá del coste de financiación, la decisión de Musk de dar marcha atrás y poner punto y final a su batalla judicial con Twitter no ha despejado las dudas de inversores y analistas. La cotización de la red social, que el martes se disparó un 20% tras haber llegado a suspenderse, moderó su optimismo y registraba caídas del 0,8% al cierre de Europa.

Dudas sobre la operación

Los analistas creen que aún hay dudas sobre la operación, aunque esperan que finalmente se lleve a cabo. Además de la opa en sí, Musk tiene otros desafíos por resolver como la guerra jurídica o la gestión de una empresa contra la que se ha enfrentado abiertamente.

Citi, que mantiene una recomendación de neutral sobre el valor, apunta que "aunque siguen existiendo algunas incógnitas en torno a la transacción, creemos que la que es probable que la transacción se cierre, lo que también mejorará las operaciones generales en el futuro". Por ello, el banco ha mejorado el precio objetivo hasta los 54,2 dólares.

Desde el banco estadounidense consideran que el principal riesgo para Twitter en los próximos 24 meses es el freno del comercio electrónico y de la publicidad digital. Por su parte, en eToro apuntan que el cambio "puede ser un reflejo de las largas probabilidades de anular el controvertido acuerdo en los tribunales".

Una batalla judicial que aún debe aclararse, a falta de la decisión de la jueza que instruye el caso. El empresario, mientras, sigue avanzando a golpe de tuit su intención de lanzar el proyecto X y que, según fuentes del mercado, podría simular el éxito de la app china WeChat.

Normas
Entra en El País para participar