El 89% de las pymes amenaza con dejar la banca para la gestión de sus pagos

El mercado de pequeñas y medianas empresas mueve 850.000 millones al año en todo el mundo

El 89% de las pymes amenaza con dejar la banca para la gestión de sus pagos

Las pymes no están contentas con los bancos que le gestionan sus pagos. Tensiones de tesorería, falta de liquidez, riesgos de seguridad o ineficiencias operativas son solo algunas de las quejas más comunes que suelen exponer en su trato con las entidades financieras. Así lo han trasladado en una encuesta incluida en el Informe Mundial de Pagos 2022, realizado por el Instituto de Investigación Capgemini, en la que el 89% se sienten desatendidas por sus bancos principales y se plantean cambiar a otra alternativa más flexible, como los nuevos métodos de pago (dinero electrónico, pagos de cuenta a cuenta, códigos QR, monederos móviles y digitales o pagos instantáneos).

Es el propio estudio el que muestra su sorpresa por la parálisis de la banca frente a la acción de los proveedores de servicios de pago digitales, que han reajustado prioridades para explotar el mercado de pymes, que mueve 850.000 millones de euros al año.

"Las pequeñas y medianas empresas son la columna vertebral del crecimiento económico mundial, ya que contribuyen a la mitad del PIB y del empleo mundial. Y, sin embargo, son algunas de las más afectadas por la reciente volatilidad del mercado”, afirma Jeroen Hölscher, responsable global del área de Pagos y Tarjetas de Capgemini. "Los bancos y proveedores de servicios de pago deben reajustar sus prioridades para captar este valor aun sin explorar a través de servicios de pago innovadores y experienciales".

El informe propone a la banca que para recuperar la fidelización de las pymes será necesario ampliar el valor de la plataforma, "abordando los sistemas restrictivos heredados que actualmente impiden el crecimiento".

De hecho, asegura que más de una cuarta parte de los bancos lucha "con una infraestructura monolítica e inflexible", y que el 75% de los ejecutivos priorizan los costes para mantener los sistemas actuales en funcionamiento por encima de nuevas propuestas de valor innovadoras, lo que supone un claro obstáculo para las inversiones necesarias en innovación y flexibilidad que las pymes anhelan.

Normas
Entra en El País para participar